El cambio climático (o esta vez, quizá no)

En los últimos tiempos hemos encontrado un nuevo culpable para casi todo. Igual que la informática ha sido en las últimas décadas culpable de que los vuelos se retrasen, de que se pierdan las maletas, de que salga mal la cuenta del restaurante e incluso de que nos operen de apendicitis cuando lo que nos duele es un ojo, desde hace ya unos años otro culpable por excelencia de lo que acontece diariamente en el mundo es “el cambio climático». No creo que sea un problema con el que hacer demasiadas bromas. El asunto es serio. Pero también lo son los problemas relacionados con la seguridad y a menudo tenemos que escuchar muchos comentarios irónicos al respecto.

Nuestra sociedad necesita incrementar su productividad. Somos una potencia económica mundial, pero no somos una potencia económica en productividad. Para llegar al puesto que nos corresponde tenemos algunas asignaturas pendientes y no cabe ninguna duda que una de ellas es el uso y la introducción de las tecnologías en la sociedad a todos los niveles: la empresa, el hogar, las instituciones,…

Desde siempre, uno de los inhibidores importantes del uso de las TIC en la sociedad ha sido la desconfianza en el medio, promovida en muchas ocasiones por el desconocimiento, las leyendas urbanas y en definitiva por la falta de formación e información, y es que en mi opinión uno de los puntos débiles de las organizaciones grandes y pequeñas, pero sobre todo de las grandes, es la formación y concienciación en materia de seguridad. Pero no hay manera de que se tome en serio este problema en las organizaciones. Es francamente difícil y cuesta mucho, a pesar de ser la única manera de que podamos avanzar “hacia una cultura de la seguridad».

Si no abordamos el problema de frente acabaremos, como sociedad, o no haciendo un uso adecuado de los medios disponibles y perdiendo puestos en el ranking de la productividad, o sufriendo incidentes de seguridad. Cualquiera de los dos caminos es malo, muy malo, y no creo que en este caso podamos culpar de sus consecuencias al cambio climático, sino a una falta de visión o de responsabilidad social, o simplemente a una falta de interés o presupuesto.

¿No creen ustedes que es ya el momento de afrontar nuestras responsabilidades como organizaciones y como individuos en la formación y concienciación en materia de seguridad de la información? No podemos seguir mirando hacia otro sitio y culpando al cambio climático o al gobierno por el desconocimiento generalizado en asuntos tan importantes como estos, y les aseguro que no es habitual que una asignatura troncal como esta se aborde con los esfuerzos mínimos necesarios… y como en anteriores casos, a las pruebas me remito.

Pero no se preocupen que volveremos a hablar del cambio climático como culpable por excelencia de (casi) todo…