To be or not to be… evil?

google_tanga.jpgReconozco que soy “de la vieja escuela», que me gusta “tocar papel» cuando tengo que revisar un informe o leer un documento mínimamente extenso (y tengo que reconocer que esto me provoca un conflicto con mi conciencia medioambiental, pero eso es otro tema…). Ese gusto por el papel hace que periódicamente —siguiendo la política de mesas limpias implantada en mi organización— tenga que hacer limpieza, y destruir adecuadamente la documentación obsoleta.

Revisando papeles, y teniendo reciente un “correo-sugerencia» que me recordaba que hacía tiempo que no escribía nada para el blog (N.d.E: «hacía tiempo» es una estimación algo optimista, teniendo en cuenta que la anterior aportación es del 25 de mayo) me descubrí a mi mismo ojeando una noticia en ElPais.com sobre el apasionante mundo de “los buscadores y los datos personales». Y me dije: de hoy no pasa.

Tan sólo quiero lanzar al aire una serie de reflexiones:

1) Si uno visita el sitio www.google.es, tras buscar la política de privacidad de la web, la misma resulta ser realmente vaga (política que ha sido denunciada recientemente por Privacy International como una de las peores que se pueden encontrar por Internet), por ningún lado se le va a dar el derecho de información que exige la legislación sobre protección de datos personales, y tampoco he visto información que responda al cumplimiento de la LSSICE (es un dominio .es, ¿no?)

2) En 2006, según una nota de prensa [PDF] publicada por la AEPD (de la disponibilidad de cuyo servidor hablaremos en otra entrada), un portavoz de ésta comentaba en relación a Google que era una situación complicada, pero aseguraba que “los responsables del buscador saben que tienen que aplicar la legislación y lo tienen en la cabeza». Recuerdo que es una nota de prensa de 2006.

3) Si uno busca en el Registro General de la AEPD tratamientos de datos personales cuyo responsable contenga la palabra “Google», aparecen 9 tratamientos, pero ninguno corresponde a datos de navegación, clientes, usuarios, o información similar.

4) Curiosamente en el registro figuran tres tratamientos a nombre de Google Ireland Ltd., con sede en Dublín, y en el detalle de la inscripción de esos tratamientos consta que se hacen una transferencia internacional de datos a sí mismos (¿?).

5) Curiosamente también, la sede europea (que no oficina de venta, ver http://www.google.es/intl/es/corporate/address.html) de Google reside en Irlanda, país afectado por el cumplimiento de la Directiva 46/95 de la CEE. ¿Porque creen ustedes que nuestros datos de navegación residen exclusivamente en la sede central de Google en California?

6) Y no voy a entrar en la polémica de si Google Desktop Search es o no es spyware, o de si Google Maps vulnera la privacidad de las personas que pueden aparecen en sus fotos (tal y como muestra la imagen superior), o de si Gmail vulnera o no la privacidad de sus usuarios…

Repito: sólo son unas reflexiones escritas “sin pensar demasiado». No soy abogado, y reconozco que el tema me supera pero… ¿a que da qué pensar?