Llamadas de falsos técnicos de Microsoft

Hace unos días recibí una llamada de socorro de un familiar, de estas que te hacen temblar porque esperas que te diga que tiene un montón de virus en el ordenador, en el móvil o en el aire acondicionado. Sin embargo, resultó que se trataba de un caso típico de estafa o “phishing telefónico”, ataques que no deja de sorprenderme que sigan siendo efectivos.

En este caso, el ataque se inicia con la llamada por parte de un falso técnico de Microsoft. Ya había leído con anterioridad acerca de cómo actúan y qué hacen, pero me llamó la atención el grado de dispersión de este tipo de actividad, hasta el punto de llegar a personas cercanas. En 2012 ya había informes y reportes de especialistas de nuestro gremio que habían tenido la oportunidad de analizarlo, como el que se cita en este enlace de Viruslist. En éste, podemos repasar en detalle cada uno de los pasos que ejecutan los delincuentes.

1.- En primer lugar, el atacante realiza una llamada directa a la víctima, donde se identifica como un técnico de soporte de Microsoft. Que evidentemente, no lo es.

2.- A petición del atacante, la víctima accede a realizar una serie de comprobaciones falsas que le convencen de que su equipo está en peligro.

3.- Tras esto, el falso técnico convence a la víctima de que instale en su equipo una aplicación que le servirá para acceder de forma remota a su equipo y de esta manera solucionar su falso problema.

4.- Una vez instalado el malware, el atacante ya es capaz de acceder de forma remota e instalar cualquier tipo de malware, o incluso pedir dinero por los “trabajos” que han realizado.

5.- Por último, la víctima accede a pagar una cantidad de dinero (250$) mediante PayPal, VISA, u otros medios de pago.

En el caso de mi familiar, gracias a las advertencias que les suelo hacer (aunque muchas veces se olvidan), tuvo el nivel suficiente de desconfianza para sospechar, no caer en la trampa y colgar el teléfono. Me comentó que la llamada era de una persona que comenzó hablándole en inglés, y que al no entenderlo muy bien, apenas fue capaz de decir en castellano que tenían indicios de que estaba infectado su ordenador y por tanto corría un grave peligro.

He de reconocer que me sorprende que una persona confíe en un extraño que le llama por teléfono hasta el punto de de dejarle «meter mano» a su ordenador, y además, que pague una cantidad de dinero por los trabajos realizados. Pero esas cosas, por desgracia, siguen sucediendo.

Pero imaginemos que la persona que recibe la llamada, en lugar de estar en su casa, está sentado delante del PC de su empresa. La tecnología no ha llegado al punto de detectar este tipo de ataques, así que no hay firewall o IDS que detecte estas llamadas. En ese caso, si la persona no está lo suficientemente concienciada en materia de seguridad, es probable que facilite la instalación de troyanos y puertas traseras en los sistemas corporativos.

Sirva este breve post para alertar a los lectores de este tipo de ataques y que nunca es tarde para alertar a tus amigos y familiares, aunque parezca uno un poco paranoico. En mi caso, creo que esperaré el momento de recibir esta llamada para pasar a la acción.

Comments

  1. Buenas, interesante artículo, sobre todo porque nunca he conocido a nadie cercano a quien le haya ocurrido y desconocía su existencia. Claro que la imaginación humana se adapta a todo y no deja de sorprendernos.

    Desde luego hay que desconfiar por naturaleza (así hago yo y recomiendo a los demás) tanto más cuando estás dando acceso completo a tu PC a un individuo que no conoces. A esa gente, si les preguntamos ¿le darías las llaves de tu casa o coche a un extraño? Seguramente contestarían que no, sin embargo por falta de conciencia sobre lo que tienen de verdad guardado en sus aparatos electrónicos nunca se toman esto muy en serio.

    Saludos.

  2. Efectivamente Alejandro. La desconfianza como medida preventiva es en muchas ocasiones eficaz. No se trata de estar en modo paranoico constantemente (aunque a veces, por defecto, pequemos de ello). Lo que sí es cierto es que únicamente aplicando el sentido común se puede evitar caer en la trampa.

    Gracias por el comentario.