La dichosa tubería del agua

Hay que ver lo que nos esforzamos por no ver las cosas que tenemos delante de las narices. Creo que a veces, por evidentes, resultan complicadas de identificar. Nos gastamos una cantidad de dinero, a veces indecente, aunque por supuesto necesario, en proteger los activos de nuestras organizaciones adquiriendo sofisticados robots para las copias de seguridad, sistemas de detección de intrusos o el último sniffer para el análisis del tráfico de red, y cuando llega la hora de la verdad resulta que no tengo copias porque ha reventado una tubería bajante de aguas grises o negras que, casualidades de la vida, estaba en el falso techo justo encima del rack en donde se sitúa el robot de cintas. ¿Es mala suerte? Evidentemente no. Es muy importante tener en cuenta, a la hora de planificar la ubicación y las protecciones de nuestra sala técnica, considerar que no solo máquinas y sistemas garantizan la disponibilidad de nuestra infraestructura. Intervienen elementos diversos que tenemos que tener en cuenta

Hace algún tiempo recuerdo que fuimos a ver un local que nos interesaba. El local estaba muy bien situado, con una fachada estupenda. Una planta baja con una entrada espectacular y un entresuelo con mucha luz. El local estaba en perfectas condiciones, había sido una clínica privada y estaba muy cuidado. Los muebles prácticamente nuevos, la instalación de red muy correcta -aunque escasa- la instalación de aire acondicionado perfecta y la extracción de aire haciendo plenum en falso techo también muy bien, y de repente empezamos a sentir un olor extraño, una sensación de humedad inexplicable. Nos dirigimos, guiados por las personas que nos estaban enseñando el inmueble, hacia la zona donde estaba la pequeña sala de ordenadores y empezamos a sentir el ruido de un chapoteo a nuestros pies. La zona estaba completamente llena de agua. Había un par de centímetros de agua. Nos acercamos para identificar el punto exacto de la fuga de agua y la imagen fue espectacular, parecía sacada de un libro de «Seguridad Informática». Era una de esas imágenes que te gustaría tener a mano cuando das una charla o cuando defiendes la necesidad de planificar el espacio para situar los equipos y proyectar las medidas de control y monitorización que deben tener.

Abriendo la puerta de la sala de ordenadores, una sala cerrada con llave -control de acceso- y con un equipo de aire acondicionado independiente, aparecía al fondo un rack con los equipos de comunicaciones que aún estaban en el mismo, los paneles de parcheo y algún equipo de electrónica de red. La sala estaba completamente llena de agua, y un chorro de agua caía de forma continua justo encima del rack con todo los elementos de comunicaciones y donde seguro se ubicaba no hace mucho tiempo los recursos corporativos de la clínica privada. Todos nos quedamos quietos en un primer instante. La imagen era curiosa. De los 700 metros cuadrados que tenía el local se había roto la tubería que pasaba justo por encima del rack que tenía los equipos. Finalmente una de las personas que nos estaban enseñando el local rompió el silencio y dijo lo que todos estábamos pensando: ¡¡Vaya casualidad!! Es la Ley de Murphy.

Y yo les pregunto a ustedes, ¿de verdad creen que es casualidad?