Casa de Juegos

El pasado fin de semana estuve viendo por tercera o cuarta vez Casa de Juegos, de David Mamet; confieso que la recordaba mejor. Supongo que en cierto sentido, por eso el poeta cubano decía aquello de No vuelvas a los lugares donde fuiste feliz; nuestra memoria no siempre es fiel a la realidad. La película en cuestión es de hace ya veinte años, en la que Mike (Joe Mantegna) es un timador dispuesto a desvelarle los trucos y entresijos de su «oficio» a una psicóloga (Lindsay Crouse) demasiado curiosa.

En una de las escenas, ambos se acercan a una «tienda» de envío de dinero, se sientan y esperan al siguiente cliente. A los pocos segundos, un marine que tiene que volver a la base entra en el establecimiento. Justo en ese momento, Mike se acerca al dependiente y ostensiblemente se queja de que no hay noticias de su dinero, mientras el recién llegado observa la escena; en realidad, él no sabe que ese dinero no existe. Los siguientes minutos transcurren viendo cómo en una breve conversación el timador se gana la confianza de su víctima, lamentándose de su situación y comprometiéndose a que si su dinero llega antes que el del marine, le pagará el autobús para que pueda volver a la base. Finalmente, como era de esperar, el dinero del chico llega y éste se ofrece a darle parte de éste a Mike. Dinero a un desconocido a cambio de nada. ¿Qué hemos aprendido hoy?, le pregunta él a ella cuando salen del establecimiento (rechazando la oferta). A no fiarse de nadie, contesta él mismo.

No, no teman, no nos hemos convertido en un blog cinematográfico. Pero me pareció que esa escena es una buena forma de mostrar qué y cómo actúa a menudo la Ingeniería Social. Según Melissa Guenther, ésta puede definirse como «la adquisición de información sensible o accesos privilegiados por parte de terceros, a partir de la creación de falsas relaciones de confianza con personal interno de la organización», o en otras palabras, ¿porqué intentar forzar la puerta de atrás cuando pueden abrirte la principal desde dentro? Según esta autora, y para acabar, la ingeniería social se rige por los tres siguientes principios:

(1) El deseo de ser de ayuda,
(2) la tendencia a confiar en la gente, y
(3) el miedo a meterse en problemas (Le entiendo, pero si no me ayuda, voy a tener que dar parte a…).

No vamos a llegar hasta el punto de aconsejarles que, como suele decirse, no se fíen ni de su padre, ni es nuestra intención extender un estado de desconfianza entre las personas, pero por lo general, cuando se trate de temas de seguridad, desconfíen. Esa suele ser una buena política.