Bien por la FIA

Como probablemente muchos de ustedes saben, hay un buen follón montado en la Formula 1. Resumiendo, y ciñéndome a la versión «oficial», ciertas personas del equipo McLaren estuvieron durante un tiempo recibiendo información confidencial de Ferrari. Después de muchas vueltas, eso desembocó en algo parecido a un juicio que tuvo lugar el pasado 13 de septiembre, que vino a denominarse «Extraordinary Meeting of the World Motor Sport Council«, y en el que los principales implicados en la trama del espionaje dieron sus versiones ante la FIA (Federation Internationale de l’Automobile, Federación Internacional de Automovilismo) y respondieron a preguntas de abogados de una y otra parte. Finalmente, el tema se resolvió con la exclusión de McLaren del campeonato de constructores del presente año y una multa de 100$ millones.

Hace unos días, dicha organización, responsable entre otras cosas del Mundial de Rallies y de la Formula 1, decidió que hoy miércoles se publicaría la transcripción de dicha reunión, algo que había generado bastante expectación por la sanción y por otras razones que no vienen al caso. La cuestión es que sobre las 12 p.m., la transcripción (de 115 páginas) se publicó, como estaba previsto, en la página web de la FIA, con diferentes partes del texto cubiertas de negro, conteniendo presumiblemente información confidencial sobre mecánicas de Ferrari y McLaren.

Poco después, dicha transcripción dejó de estar disponible, y volvió a estarlo unas horas más tarde, pero ahora los segmentos en negro estaban en blanco. Aunque todo esto les pueda parecer interesante, estarán pensando qué tiene que ver exactamente con la seguridad de la información.

Pues bien. Seleccionando el texto «oculto» de la transcripción original, copiándolo y pegándolo en el bloc de notas, se puede ver qué era exactamente eso que quería ocultar la FIA. Bien por ellos.