Security thru obscurity en el sector de la automoción

Probablemente conozcan un principio utilizado principalmente en el mundo de la seguridad informática, denominado «Seguridad por oscuridad», que es la traducción del homólogo inglés «Security thru obscurity«. Básicamente, consiste en ocultar los detalles de diseño e implementación —entre otros— de un programa o dispositivo, consiguiendo (o pretendiendo conseguir, al menos) que el producto actúe como una caja negra y por tanto sus potenciales puntos débiles no puedan ser, o sean descubiertos. Pueden obtener más información de la Wikipedia [versión completa del artículo en inglés].

Por lo general, esta suele en la gran mayoría de los casos, una mala política, porque con lo ancha y vasta que es Internet, siempre hay alguien que acaba descubriendo esos puntos débiles. Entonces es cuando decimos que una vulnerabilidad esta siendo explotada «in the wild» (y eso suele ser malo). Es decir, que gracias a las prácticas oscurantistas de la compañía X, el servidor del señor Juanito queda expuesto a los ataques del señor Luisito, que conoce los problemas de seguridad que la companía X ya sabe pero no quiere decir. Ya se imaginan el resto.

Y esto venía a cuento porque la semana pasada, viendo la televisión, aparecía en un programa un sujeto cuya cara aparecía convenientemente oculta, mostrando diversos métodos para robar coches, todos ellos (los métodos) aparentemente muy sencillos y de fácil aplicación (aunque les confieso que no me he puesto a ello ni tengo intención de hacerlo, la verdad; yo ya tengo coche y a mi lo ajeno me produce mucho respeto). Y lo que ví, aparte de mostrarme —como era de esperar— que lo que les he contado en el primer párrafo no sólo se aplica en el ámbito de la informática, sino que se encuentra en otros muchos ámbitos de la «vida real», me dejó con la duda de si los dueños de Audis TT —por ejemplo— son convenientemente informados de las «vulnerabilidades» que tienen sus automóviles en cuestión de seguridad y finalmente, si, oponiéndome al principio que les comentaba, yo debería decirles aquí cómo robar un Audi TT.

Como era de esperar, he decidido que no. Primero, porque me da cosilla hacerlo. Y segundo, porque sin una prueba de concepto, a ver quién se lo cree.

Nada más. Como siempre, pasen un buen fin de semana.