Echelon, ¿para qué?

Es posible que muchos de ustedes conozcan, hayan firmado e incluso entregado a sus trabajadores todo tipo de políticas sobre la protección de la información, tanto corporativa como datos de carácter personal: política de uso de Internet y email, política de cifrado, política de uso de activos corporativos, política de esto y política de aquello. A lo mejor, si han hecho los deberes, el personal técnico dispone además de procedimientos de borrado seguro y destrucción de soportes. Pero seguramente, lo que no tienen es una política o procedimiento de “ocultación de información”; claro que, ¿para qué querría usted esconder la información? ¿esconder? ¿de quién? ¿es que no es suficiente con cifrarla?

Pues bien, parece que ya no.

Si lo que Bruce Schneier cuenta es cierto —y no tengo ninguna duda de que lo es—, recientemente una corte de los EEUU aprobó el derecho de los agentes de aduanas a inspeccionar, en el sentido más amplio del término, cualquier portátil o dispositivo electrónico que el visitante lleve en su entrada al país. Es decir. Ponerlo en marcha, entrar en su cuenta de usuario, y hurgar, todo lo que les de la gana. Preguntando y todo; como era de esperar, el visitante tiene que colaborar, por lo que no sirve de nada que el disco esté cifrado. Claro que uno puede alegar desconocimiento, ignorancia o negarse a cooperar, pero no quiero ni pensar la cantidad de tiempo que pueden hacerle perder a uno, además de que podrían prohibirle el acceso al país y/o confiscarle el portátil. Y esto al parecer no es exclusivo de los EEUU. Sí, ya sé que probablemente los agentes de aduanas no son expertos informáticos, pero yo no me la jugaría porque probablemente destinen a ello personal especializado, tal y como está el nivel de paranoia hoy en día.

Así que vayan pensando en otro nuevo procedimiento, titulado “Cómo esconder la información”. Y mientras tanto, si piensan viajar a los EEUU por motivos de trabajo, busquen asesoramiento interno o externo, borren de manera segura toda la información que no necesiten, oculten de la mejor manera que puedan y sepan la que necesiten, aprendan a mentir y, por si las moscas, lleven el teléfono del abogado de la empresa en el bolsillo.

Y si viajan por motivos personales… no se lleven el portátil del trabajo.

[Nota: Me apunta rápidamente Toni Villalón que la solución a esto pasa por el uso de sistemas de ficheros esteganográficos, por lo que ya tienen nombre para su política: “Política de uso de esteganografía”. Eso no obstante lo dejaremos para otra entrada.]

Comments

  1. http://fidel says

    Bueno, como comentaba el otro día con un compañero de trabajo, es algo parecido al “reservado el derecho de admisión” de un restaurante, o como cuando una empresa exige a las personas que la visitan registrarse en el control de acceso y grabar su imagen, porque forma parte de su política de seguridad. Si no quieres que te filmen, no entres…

    Ahora, esto (elmundo.es) ya me parece otra cosa. Sin comentarios.

  2. http://fidel says

    Sigue el culebrón sobre el control de los correos electrónicos y las llamadas (enlace).
    registro de correos