«Eso no va conmigo»

Siempre que abordarmos un proyecto de auditoría de ISO 27002 o la implantación de un SGSI nos sigue sorprendiendo la actitud de ciertos directivos, que presionados por la urgencia del día a día, y por el seguimiento de indicadores puramente productivos, digamos que no contemplan (por no decir que desestiman o dejan de lado, que queda más feo) los riesgos a los que sus procesos de negocio se encuentran expuestos desde el punto de vista de la seguridad. Para ser justos, también nos encontramos con gerencias que están preocupadas por estos aspectos, o que ven por ejemplo —como siempre recalcamos en este tipo de proyectos— la viabilidad de trasladar las medidas de seguridad que se implantan para tratar datos de carácter personal al resto de la información que tratan sus organizaciones, y que a fin de cuentas es la que de verdad es importante para ellos desde el punto de vista del negocio. Pero insisto, todavía son «los menos».

Si me permiten la expresión, a veces «se me pone la carne de gallina» cuando detectamos las barbaridades que en algunos casos se cometen gestionando esta información, y estoy hablando de grandes organizaciones, no de PYMES: envíos de documentos confidenciales a través de cuentas de webmail (Hotmail, Yahoo!, Gmail, etc.) porque el servidor de correo corporativo tiene una limitación en los ficheros anexados, redes corporativas —con acceso por parte de proveedores externos— sin segmentar, inexistencia de acuerdos de confidencialidad firmados con terceros, etc.

Incluso en el ámbito de auditorías de seguridad lógica comprobamos que sí, efectivamente, la empresa dispone de un IDS, pero que simplemente está «dejado caer», sin que se haya configurado adecuadamente, o sin que nadie esté dando aunque sea un vistazo a las alertas que se puedan estar generando. O que cuando lanzamos las auditorías automáticas de vulnerabilidades, nadie (ya sea el departamento de sistemas o la empresa externa que dice estar gestionando la seguridad de la red auditada) detecta el aluvión de escaneos de puertos. Y no voy a entrar en el apartado de las medidas de seguridad de los CPDs, en la ausencia de control en el acceso a la información en soporte papel en salas de archivo de uso compartido, o en el espeluznante capítulo de la información confidencial en equipos portátiles, que tan acertadamente describió nuestro compañero Alberto Rivas.

Parece ser que esos riesgos no van con ellos; aparentan creer (por los hechos los conocerás, que decía aquél) que la información de su negocio no le interesa a nadie. Por desgracia, las cosas no son exactamente así, y siempre hay gente interesada en tu información.

Y esta es una PYME.