Estamos de vuelta…

Como pueden imaginar, se me han acabado las vacaciones, durante las que he intentado mantenerme lo más alejado posible de cualquier dispositivo electrónico, por aquello de desconectar. Podría decirse que lo he conseguido, si dejamos de lado el DVD y la televisión, lo que hará presumiblemente mi vuelta a la rutina laboral un poquito más dura. A pesar de ello, las evidencias me obligan a asumir mi condición profesional y admitir que incluso en vacaciones, la seguridad, la LOPD, los teclados, ratones y demás artilugios y conceptos demoníacos me persiguen, y está demostrado que me alcanzan.

Verán el porqué de lo que les decía. Andaba yo en la piscina de mi pueblo, en bañador, tirado a la bartola, haciendo el zángano de la mejor forma que sé (algo que he perfeccionado hasta límites inhumanos), cuando hablando de esto y aquello, un buen amigo mío me comenta que en su empresa han despedido a un compañero, llamémosle «X», por fisgonear en los sistemas de la compañía. Como disclaimer previo, diré que únicamente conozco el tema a grandes rasgos (imagínense una conversación a las cuatro de la tarde al borde de la piscina) y ningún detalle, por lo que no esperen conclusiones o reflexiones de peso, ni tampoco tomen la historia en un 100% al pie de la letra.

Podemos empezar diciendo que la empresa de mi amigo tiene al parecer una política bastante restrictiva en el acceso a Internet, limitado a determinadas personas y en determinadas circunstancias. Sin embargo, era casi de dominio público que X disponía de acceso a Internet de estrangis, aunque todo quedaba ahí; incluso parece ser que el responsable de informática conocía este hecho, y era algo aceptado. Un buen día, X tiene un problema con su equipo, y se ve obligado a remitirselo al área de informática, quien constata que no sólo disponía de acceso no autorizado a Internet, sino que además, tenía una recopilación de información corporativa a la que en teoría no tenía acceso; datos de facturación, rentabilidad, ofertas, esto y lo otro. Posteriores indagaciones mostraron que X disponía de hace tiempo de la contraseña de administración de los sistemas, y que todo indica que se había dedicado a bucear por los equipos corporativos y de sus compañeros, copiando información que a priori parecía interesante. Obviamente, X fue despedido tras conocerse todo esto. Una típica historia de terror en toda regla, de esas que nunca pasan.

Como decía, no voy a hacer ningún tipo de reflexión sobre cómo había accedido a la contraseña de administración de los sistemas, sobre si existían o no políticas formales de uso de equipos corporativos o de clasificación de la información, ni sobre si se realizaba un registro de accesos a los sistemas críticos. No conozco los sistemas, ni las personas implicadas, ni el entorno, así que comprendan que me abstenga de emitir valoraciones. Lo que me sorprendió tanto a mí como a mi amigo fue la reacción de parte de sus compañeros de trabajo, que en una frase, puede definirse como «No es para tanto». Entiendo que las circunstancias personales de X, cuando X es alguien con quien puedes haber tenido una amistad, pueden influir en tu objetividad, pero el caso, y estoy seguro de que estarán de acuerdo conmigo, es que sí es para tanto. Es incluso, y según los grandes rasgos que les he dado, un delito penal.

Por último, me llena de satisfacción y orgullo, que diría aquél, ver que Paloma Llaneza nos menta en su blog con ocasión del Blog Day ’08, el pasado 31 de agosto. A mi no me miren, que era domingo y además apuraba mis últimos minutos de libertad tirado en un sofá. Nada más de momento; seguimos calentando motores. Manténganse a la escucha.