Destructoras de medios

NIST-SP 800-88 [pdf], Guidelines for media sanitization, define cuatro tipos de «sanitización» (perdón por la traducción inventada, pero no quería decir «saneamiento» o algo así) de medios: la eliminación (no hacemos nada especial, simplemente nos deshacemos de la información, por ejemplo dejando el papel en un contenedor para reciclar), la limpieza (borrado de datos básico), el purgado (borrado avanzado) y la destrucción.

Centrándonos en el último de los anteriores tipos, las destructoras de medios físicos (papel, discos duros, tarjetas de crédito, DVDs…) constituyen un control de seguridad básico a día de hoy en organizaciones de todo tipo: desde una PYME o un autónomo, a las grandes multinacionales. Y es que, conforme la información adquiere cada vez más valor para nosotros, obviamente más preocupados estamos porque los soportes que contienen esta información no lleguen a manos ajenas.

Para la información en formato papel o plástico (esto incluye los diskettes, discos compactos y DVDs, entre otros), hoy en día casi todos disponemos de destructoras en nuestra oficina o incluso en nuestras casas (existen destructoras de papel por menos de cincuenta euros para uso doméstico… eso sí, ni se os ocurra meter ahí un DVD para destruir). A nivel profesional, es muy importante disponer de una destructura de este tipo, de gran capacidad y de corte fino o cruzado (las domésticas suelen tener el corte de papel más grueso, por lo que el documento es más fácil de recuperar; incluso en el caso de hojas de cálculo, es trivial por la coincidencia de los cortes con las filas y columnas).

Las alternativas a estas destructoras de medios suelen pasar, en especial en el caso del papel, por la contratación de servicios externos de recogida y destrucción: periódicamente nos dejan en la oficina una especie de buzones cerrados y precintados en los que depositamos toda la documentación sensible, y que posteriormente son recogidos y destruidos por la empresa que nos presta el servicio. A título personal (insisto, personal, así que por favor, que nadie que trabaje en este tipo de empresas ponga el grito en el cielo) siempre he preferido una salvaguarda que me garantice directa y técnicamente la destrucción de los medios que una salvaguarda que me garantice esto mismo de forma contractual. Llamadme desconfiado, pero es mi opinión.

El caso de destrucción de discos suele ser más peliagudo que el de otros medios; como todos sabemos, para eliminar la información de discos duros existen diferentes mecanismos: desde el borrado o la sobreescritura convencionales (con los problemas que esto implica, y que ya sabemos) hasta la desmagnetización o la destrucción física de los discos, métodos con más garantías pero que, por contra, no permiten la reutilización del medio. Poca gente dispone de destructoras de discos duros (haberlas haylas, pero son caras), por lo que al final en muchos casos se suele optar por diferentes métodos para proteger la información:

  • Formateo. Obviamente, aproximación incorrecta y que permite una recuperación relativamente sencilla de los datos.
  • Borrado seguro. Eliminación de los datos siguiendo algoritmos de borrado seguro, basados en secuencias concretas de sobreescritura de los sectores. Aproximación segura pero costosa en tiempo, por la lentitud de los algoritmos.
  • Destrucción «manual». Simplemente desensamblamos el disco, destruímos la electrónica, lijamos (por poner un ejemplo bruto) los platos y los partimos en N trozos. Aproximación segura para el 99.999% de los mortales :)

Sea como sea, es crítico destruir convenientemente cualquier soporte de información; pero no únicamente destruirlo, sino también mantener su seguridad durante su tiempo de vida. Ya hemos hablado del cifrado de medios y de los problemas que podemos tener si «perdemos» un pendrive USB; si el soporte a desechar está cifrado, no tenemos por qué perder tiempo en su destrucción o purgado… pero por desgracia no siempre es posible cifrar todo.