I Encuentro Internacional CIIP: Taller de Gestión de Incidentes

Como ya hemos comentado en anteriores entradas, el pasado 18 de febrero S2 Grupo estuvo presente en el 1er Encuentro Internacional CIIP para la Ciberseguridad y Protección de Infraestructuras Críticas, organizado por el CNPIC, Centro Nacional para la Protección de las Infraestructuras Críticas.

Como parte de la agenda participé en el Taller “Gestión de Incidentes y Sistemas de detección preventiva / alerta temprana”, orientado a la implantación de las medidas de detección y alerta de incidentes, que permitan monitorizar toda aquella actividad TIC ilícita que pueda suponer un riesgo para las infraestructuras críticas. Al respecto, he de expresar mi descontento con la manera en que se enfocó el taller, compartido por la mayoría de presentes, ya que consistió principalmente en la presentación de un producto comercial, algo para lo cual existen lugares y oportunidades mejores. Esto provocó que el contenido «útil» del taller fuese muy inferior al de otros talleres.

En cualquier caso, uno de los aspectos más interesantes del taller residió en el análisis de la capacidad de las organizaciones para establecer un sistema o motor de correlación que permita aplicar una lógica avanzada a los flujos de información que tienen como origen los agentes de monitorización desplegados. En algunas ocasiones una entidad puede implantar sistemas de monitorización de intrusos, agentes de control de la disponibilidad de los servicios TIC o incluso herramientas de detección de vulnerabilidades, pero, ¿cómo poder obtener información que aporte un mayor valor de los datos cruzados de las diferentes sondas? Aquí es donde entra en acción el motor de correlación. Imaginemos una situación donde un agente de control de autenticación a nivel del SO detecta un acceso de un usuario A, pero no tenemos constancia de que el sistema de control de accesos físico o de acceso por red privada virtual haya detectado una entrada de A o una conexión remota. En este momento el motor de correlación podría deducir que existe, un robo o cesión de las credenciales de acceso al sistema o que simplemente el usuario A no ha pasado por el control de acceso físico, lo ha burlado.

Situaciones como la anterior otorgan un gran potencial a la correlación de eventos; tan sólo hay que identificar que agentes se tienen desplegados y echarle un poco de imaginación para establecer las reglas de correlación que deseemos. Por último, qué duda cabe que la información procesada por el motor de correlación debe tener como output un sistema de alertas capaz de trazar en todo momento el estado de la incidencia, permitiendo consultar toda aquella información aportada por las sondas de seguridad y que permita al gestor de incidentes aplicar las medias de actuación pertinentes.