La convergencia de las «seguridades»

En la mayor parte de organizaciones, la seguridad física y la seguridad lógica se ubican en departamentos completamente diferenciados, en muchos casos incluso reportando a dos o más áreas independientes de la organización; no obstante, son cada vez más las opiniones de profesionales de la seguridad que apuntan a los aspectos comunes de ambos grupos, por encima de las diferencias individuales, y plantean la seguridad como un aspecto global de reducción del riesgo en la organización, presentando la tendencia a unificar ambos grupos bajo la gestión de un mismo Director de Seguridad (CSO, Chief Security Officer).

El concepto de convergencia, aunque data de 1997, recibió su mayor impulso tras los atentandos del 11S en Nueva York; este punto de inflexión, que supuso un cambio radical en la visión de la seguridad que hasta ese momento existía, puso de manifiesto que la seguridad es un concepto global, y que los atacantes —cuyo objetivo, no lo olvidemos, es dañar a sus víctimas— simplemente elegirán el camino más fácil para hacerlo: cualquiera de las «patas» de la seguridad (física, lógica, legal, semántica…). Desde entonces, planteamos la seguridad como un todo a la organización, desdibujando la separación entre los aspectos físicos, lógicos u organizativos: hablamos ya de la convergencia de la seguridad.

La convergencia proporciona a las organizaciones unos beneficios claros en materia de seguridad, como son la visión holística del riesgo, la reducción de costes o la existencia de un punto único de referencia (el CSO) en la materia. Viene catalizada por diferentes factores, entre los que es necesario destacar la convergencia tecnológica (elementos TIC que por sí ya difuminan las diferencias entre «seguridades»: cámaras CCTV controladas vía TCP/IP, sistemas de autenticación únicos para accesos físicos y lógicos, etc.), o la existencia de amenazas comunes en todos los frentes. Por contra, a la hora de converger nos encontramos ante barreras que en muchos casos son difíciles de superar (sensación personal de pérdida de poder en la organización, áreas de conocimiento diferentes, etc.), siendo la mayor de todas ellas la diferencia cultural que existe entre las «seguridades» particulares: por ejemplo, el personal de seguridad TIC siempre ha visto al de seguridad física como «la gente de pistola en mano», y éstos últimos a los primeros como los tecnólogos que solucionan todo con ordenadores; obviamente esta visión no es correcta en la actualidad, pero por experiencia, podemos decir que aún se mantiene en muchas ocasiones.

Finalmente, es necesario destacar que la convergencia de la seguridad en las organizaciones requiere de una figura clave a la que ya se ha hecho referencia: el Director de Seguridad (CSO, Chief Security Officer); las competencias y habilidades básicas de esta figura para garantizar la protección activa de todos los activos de la organización y la respuesta correcta ante los incidentes que en la misma se produzcan son cada vez más críticas, por lo que la figura del CSO en la actualidad debe ubicarse sin duda en un nivel ejecutivo y de liderazgo, de forma que el Director de Seguridad sea capaz de garantizar de forma eficaz el nivel de riesgo reputacional asumible, la disponibilidad de las infraestructuras y de los procesos de negocio, la protección de los activos tangibles e intangibles, la seguridad de los empleados y la confianza de los terceros en la organización.

Trackbacks

  1. […] ya meses hablamos en este mismo blog de la convergencia de la seguridad, y en ese mismo post dedicábamos un escueto párrafo a la figura del nuevo Director de Seguridad […]