Modelos de negocio

facebook.jpgNo se si conocen Facebook, empresa que les introduje el otro día sin demasiados detalles. La idea básica del sistema de esta compañía es la de proveer al usuario de un espacio en el que poder «centralizar» sus imágenes, su blog, sus aficiones, sus amigos, etc. Facebook es, junto con MySpace, una de las principales redes sociales de Internet, y ese término seguro que les suena más. La cuestión es que hace unas semanas, esta compañía anunció en qué iba a basar su modelo de negocio, y como no podía ser de otra forma, éste era la publicidad. La verdad es que a este tipo de cosas ya nos estamos acostumbrando, con el omnipresente Google y su publicidad contextual, pero en este caso, le habían dado otra vuelta de tuerca a la idea original.

En pocas palabras, su idea es que si un usuario compra el producto ‘X’, todos los miembros de su lista de amigos —que suelen ser bastantes gracias a las características de estas redes sociales— reciben un mensaje en el que se les indica que tal amigo suyo ha comprado tal producto, en lo que puede pensarse como un aprovechamiento de las sinergias grupales adolescentes, o visto de otra manera, explotación de las tendencias de imitación juveniles. No niego que la idea es buena, pero esa vuelta de tuerca ha resultado demasiado para algunas personas, que están viendo seriamente amenazada su privacidad, e incluso la Unión Europea ha avisado de que podría decir algo al respecto, aunque probablemente, pasará lo mismo de siempre (y no es por criticar).

Por una vez, no voy a entrar a analizar esta forma de hacer negocio como una crítica a la empresa, en este caso Facebook. Al fin y al cabo, desde un punto de vista estrictamente económico, son los organismos públicos los que deben regular —y limitar cuando sea necesario— la manipulación de este tipo de información por parte de empresas privadas, y son los usuarios los que tienen la libertad de cambiar si consideran que sus derechos se están vulnerando. En este caso, lo que me resulta particularmente curioso es que una compañía realize el desarrollo de un sistema que le supone probablemente muchos miles de dólares y cuyo mantenimiento es sin duda muy costoso económicamente (cuarenta millones de usuarios registrados aproximadamente, aunque es cierto que parte de ellos pueden permanecer inactivos), sin tener la garantía de que el modelo económico en el que van a basarse será aprobado tanto por las instituciones públicas que han de velar por la privacidad y los derechos de los ciudadanos, como por los usuarios que deben —o deberían— proteger su propia intimidad.

Resumiendo, ¿por qué confía tanto una empresa como esta en que su modelo de negocio seguirá adelante? ¿Es una apuesta segura o un farol? ¿Tan escasa es la autoridad de los poderes públicos, sobre todo en contextos internacionales (Internet)? Y, desde el punto de vista de los afectados, ¿tan poca importancia dan los usuarios a sus datos personales?

¿Alguien tiene respuestas?

Trackbacks

  1. […] dio sus frutos. Leyendo artículos a cerca de cómo es el modelo de negocio de las redes sociales [1][2] pensé que con tanta gente ganando y recuperando amigos en facebook era mi deber hacer de esto algo […]