Responsabilidad del Buen Gobierno

Qué decirles de las claves apuntadas en esos maravillosos POSSITs (cada día tengo mas claro que nacieron principalmente para eso, para apuntar claves de acceso a dónde sea); ya hemos narrado alguna divertida (en tanto que ajena) historia sobre «puesto7» o «puesto8». Esos pueden considerarse ejemplos de usuarios digamos que poco avezados en menesteres de seguridad. Pero de seguridad básica, todos sabemos que nuestro PIN de la tarjeta no se apunta EN la tarjeta.

Otro ejemplo de falta de decoro con la información me ocurrió hace unas semanas en un centro comercial, conocido donde los haya. Mostrador sin dependiente (raro la verdad) y…. cuatro contratos firmados por sus futuros clientes de telefonía móvil; cantidades, DNI, direcciones, teléfonos y demás datos de carácter personal que toda empresa nos pide cuando financiamos algo, nos subscribimos a algún servicio de pago mensual o similar.

Eso justo fue lo que vi, como digo, en un conocidísimo centro comercial que no mentaré por cuestiones obvias; a medio día, con el centro comercial casi vacío y con los pocos empleados que había liados con otros clientes. Paseando-esperando, paseando-esperando, hasta que mis ojos caen sobre unos folios amontonados sobre un mostrador, el de telefonía móvil, sin personal del centro. Esos folios reclaman mi insaciable curiosidad gatuna, acerco mi careto incrédulo al objetivo y plof, ahí tenemos a un tal Pepe García García que vive en la C/ Mi casa, numero 69 ático sito en Mi Ciudad. Su teléfono de contacto bien visible (útil para cualquier viandante con ganas de gastar una broma a las cuatro de la mañana en el mejor de los casos). Tras un rato de espera observando sin cesar los dichosos papelitos, acompañada ésta de un progresivo desquicie creo ahora que debido a una afortunada deformación profesional, decido buscar a una persona en la planta que no estuviera muy lejos para decirle que por favor retirara esos papeles que estaban sacándome de mis casillas estando donde estaban y conteniendo la información que contenían. Obviamente los retiró, pero fue curioso porque mientras lo hacía y me miraba, sólo porque le aguanté la mirada, terminó diciendo: “Gracias».

Fue un “gracias» de compromiso, de educación adquirida en los últimos años de una persona madura (que no mayor). Eso, creo yo, se debía a que en realidad el empleado no sabía la implicación de tener esos papeles donde los tenían, conteniendo la información que contenían; solo sabía que eran altas de móviles, y oye, ¡que más da! Por no mencionar el multazo que podría haberles caído encima de caer esos papeles en otras manos.

¿De quién es la culpa? No lo sé, de mucha gente seguro, pero desde luego podemos hablar de la responsabilidad del buen gobierno y de la obligación que tiene ese centro comercial de cuidar nuestra información, así como de formar a sus empleados para que sepan con que están trabajando: con nuestra identidad.

Así que un poquito de por favor…

Comments

  1. jeje, esta típica paranoia que nos acompaña a los que nos dedicamos a la seguridad, ¿será saludable?

    La verdad puede haber buen gobierno, excelentes normas, procedimientos, etc. Pero si no hay una campaña de concienciación y formación del empleado… pues eso.

    En fin, es lo que toca, seguid asi :-)

  2. Como lo sabes… alivia ver que no eres el único «»»paranoico»»» que no se considera un paranoico. Gracias ;)
    Me parece que aquí todos cerramos bien cerrada la puerta del coche cuando conducimos por ciudad.
    Tú puedes tener todas las políticas y medidas de seguridad del mundo, pero sin una buena formación y sobre todo INFORMACIÓN del personal de a pie… de poco sirven.
    Un saludo GigA…

  3. Tienen razón, recuerdo una anécdota que me cuenta mi novia acerca de una profesora de la Universidad cuya especialidad era Corrosión en materiales… Le daba pánico viajar en los aviones porque empezaba a sacar cuentas acerca del estado de las alas, de las puertas, etc. Algo parecido pasa con la Seguridad de la Información…
    Saludos