La pirámide de Maslow de la Seguridad

Como se puede leer en la Wikipedia, la Pirámide de Maslow es una teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow en su obra de 1943 “Una teoría sobre la motivación humana” (A Theory of Human Motivation). Maslow formula en su teoría una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se satisfacen las necesidades más básicas, los seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados; en esta jerarquía, en el segundo escalón -justo por encima de las necesidades básicas para sobrevivir-, aparecía el concepto de seguridad en todos sus ámbitos: lo que necesitamos, una vez sobrevivimos, es tranquilidad.

Según Maslow, en la jerarquía propuesta, las necesidades más altas ocupan nuestra atención sólo cuando se han satisfecho las necesidades inferiores de la pirámide; las fuerzas de crecimiento dan lugar a un movimiento ascendente en la jerarquía, mientras que las fuerzas regresivas empujan las necesidades prepotentes hacia abajo en la jerarquía (algo a tener especialmente en cuenta en estos tiempos de crisis).

Con el tiempo, la pirámide de Maslow se ha extrapolado a ámbitos mucho más amplios que la psicología humana. En concreto, en el mundo de la seguridad, hay algunos artículos que tratan de asimilar la pirámide a niveles de seguridad o de confortabilidad conseguidos en la organización (focalizados muchos casos en la seguridad informática), únicamente bajo la perspectiva del grado de seguridad implantado. En este post hablaremos de la pirámide de Maslow de la SEGURIDAD global en las organizaciones, pero desde un punto de vista diferente: nos centraremos, como hizo Maslow, en las necesidades o deseos en cada una de las fases jerárquicas de la pirámide.

Asimilando esta pirámide a la seguridad, podemos definir un primer escalafón -la base de todo- que podríamos denominar AUTOPROTECCIÓN. En el mismo, nos interesa la seguridad y la protección de nuestros activos, pero no invertimos recursos en dicha protección; dicho de otra forma, nos dejamos llevar, aplicando las salvaguardas mímimas para sobrevivir: no cruzamos la calle cuando hay tráfico, no introducimos virus en nuestros ordenadores, cerramos nuestra oficina con llave…

Por encima de la autoprotección encontramos el DESCONTROL; en esta fase ya “sobrevivimos”, y nuestra necesidad o nuestro deseo es cubrir los aspectos de seguridad que van más allá de la mera supervivencia. Para conseguir este deseo, implantamos -o mejor dicho, permitimos que se implanten- unos controles mínimos en base al criterio personal de miembros de nuestra organización, sin mayor estructura ni coordinación. Así, nuestra seguridad depende por completo de las personas que tenemos en nuestra organización, de su buen hacer y de sus intenciones; en muchos casos, si esas personas dejan de trabajar con nosotros, sus actividades sencillamente se pierden.

Más allá de la anterior, encontramos la fase de CONTROL; aquí ya no dejamos nuestra seguridad en manos de un grupo de personas sin coordinación, sino que velamos para que el trabajo de estas personas sea correcto y reproducible, y para que esté correctamente identificado y coordinado. En la fase anterior necesitábamos cierto control para coordinar las actividades que, relativas a seguridad, se venían ejecutando en nuestra organización, y eso es lo que hemos introducido en esta fase de la jerarquía; ya no permitimos que las tareas de seguridad se hagan “porque sí”, o porque un técnico decide en un determinado momento que nos hace falta un sistema de CCTV, sino que todas siguen un hilo conductor coordinado relativamente y con un fin concreto: la protección del negocio.

Por encima de la fase de control, tenemos la de AUDITABILIDAD; en nuestra seguridad hemos superado el control, y nuestro próxima necesidad es por tanto garantizar, aparte de que las cosas se hacen bien y de forma organizada, que son trazables y un tercero (o nosotros mismos) puede analizarlas para comprobar su eficacia y su eficiencia. Así, estamos consiguiendo no sólo hacer las cosas bien, sino que los demás puedan comprobar que las hacemos bien (y con esto no nos referimos únicamente a la certificación de un sistema de gestión por parte de un tercero, sino que nos referimos a cumplimiento de estándares de auditoría interna, financiera, etc.).

Finalmente, como cúspide de esta pirámide de Maslow que nos hemos inventado, encontramos la GESTIÓN de la seguridad. No sólo garantizamos el control y la trazabilidad de nuestra seguridad, sino que además la gestionamos de forma correcta y buscamos siempre la mejora continua, por ejemplo siguiendo un ciclo de Deming; si nos centráramos en seguridad de la información, esto significaría un SGSI correctamente implantado y mantenido, pero viendo más allá de esta seguridad, la etapa de Gestión significa que invertimos los recursos necesarios en gestionar de forma correcta nuestra seguridad corporativa, tanto física como lógica, legal u organizativa.

Pirámide de Maslow de la Seguridad

Como vemos en nuestra pirámide, nuestro estado en materias de seguridad podemos ubicarlo en alguno de los escalones anteriores, y en función de donde nos encontremos, planificar el ascenso de forma ordenada, por supuesto en base a los recursos de los que dispongamos y de los plazos que necesitemos cumplir.

Para acabar, una pregunta: ¿en qué escalón de la pirámide os ubicaríais?

Comments

  1. Excelente artículo que refleja claramente la problemática de la implantación de SGSI. En general, las organizaciones que están acudiendo a ISO 27001 por ser proyectos subvencionables se encuentran en los escalones de autoprotección y por eso, estos proyectos están siendo tan complicados de empujar, porque no se puede pasar de ese escalon al de la gestión sin una evolución de la cultura de la organización respecto a la seguridad. Has sido fuente de inspiración para un post más extenso.

  2. http://Antonio%20Villalón says

    Hola Javier
    Efectivamente, es un problema en el caso de los SGSIs subvencionados, en los que en ocasiones parece que el único fin sea el cuñito de la entidad correspondiente, y no garantizar la seguridad real. Tratar de llegar a la cúspide de la pirámide directamente desde la base y sin pasar por ningún tipo de fase intermedia es un error habitual, tanto en el caso de las ISOs subvencionables como en el caso de empresas a las que se les vende cualquier “moto” de seguridad, prometiendo el oro y el moro y sin tener en cuenta el estado actual en que se encuentran.

  3. Excelente la auditabilidad es de suma importancia en el proceso de la seguridad, el no dar seguimiento a los planes y no verificar su eficacia y eficiencia podría poner el riesgo la estructura de la seguridad integral.

    Me interesan mas temas en seguridad

  4. Excelente análisis…