Otra pérdida masiva de datos de caracter personal

Hoy, El Pais da cuenta de una noticia: «Filtrados a un diario alemán los datos de tarjetas de crédito de miles de clientes», en la que se informa de otra pérdida de datos de tarjetas de crédito.

¿Por qué se producen tantos incidentes graves en la gestión de datos personales que hacen las entidades públicas o privadas? Hoy el Berliner Landesbank, pero no hace mucho fue la Hacienda británica ¡por segunda, tercera vez! la que perdió datos personales de los ciudadanos.

No sé si es por la forma de redactar del periodista de El País, pero no da la impresión de que a nadie le haya extrañado demasiado ni se haya rasgado las vestiduras. Estas noticias están dejando de ser noticia. Voy a hacer una predicción: cada vez vamos a enterarnos de casos más graves, en los que se pierda información más sensible o de más millones de usuarios. ¿Hasta cuándo?

¿Nos podemos imaginar que se hubiera perdido dinero, contenido de las cajas de seguridad o documentación confidencial del banco? Seguro que alguien acabaría en la calle. O secretos militares… menudo escándalo. A algún ministro le costaría el cargo.

¿Cuál es la diferencia? En mi opinión, hay tres: (1) se trata de información de los ciudadanos, que no perjudica directamente a los depositarios de la misma, sino a los propios ciudadanos; (2) el perjuicio es difuso, no es que le hayan robado nada a nadie, sino que podrían robarle a algunos de los ciudadanos, si no toman las medidas adecuadas; y (3) la información “extraviada» no la maneja un grupo reducido de personas que entienden su valor, sino mucha gente dentro de varias organizaciones: el banco, la empresa subcontratada para la gestión de los cómputos bancarios (¿?), la delegación… es tan sencillo copiarse una base de datos o una hoja de cálculo…

En resumen, información que manejan muchas personas que no valoran adecuadamente su importancia, que la manejan de manera rutinaria, sino con indeferencia.

Hace falta formación, hacen falta procedimientos y hacen falta mecanismos de seguridad adecuados. Y mucha, mucha concienciación.