BlackBerry (in)security?

Durante las últimas semanas se ha venido hablando acerca de la “adicción” del presidente electo de los Estados Unidos, Barack Obama, a su BlackBerry, y la negativa de la NSA (National Security Agency) a que siga utilizándola durante su mandato; según se ha publicado, parece que Obama llegó a declarar que le tendrían que arrancar su BlackBerry de las manos -imagino que en tono coloquial, dicho sea de paso-, ya que el servicio secreto de los Estados Unidos considera inseguras las comunicaciones realizadas mediante BlackBerry.

El de Obama no es el único caso en el que el uso de estos dispositivos se prohíbe de forma tajante a aquellos que puedan manejar información altamente confidencial; hace algo menos de dos años, el gobierno francés prohibió también a sus altos funcionarios el uso de BlackBerries, por el mismo motivo (un tema del que también se hicieron eco muchos medios). Pero… ¿es esta medida justificada, o por el contrario podemos considerarla desproporcionada?

Bajo mi punto de vista -ojo, y no soy ni de lejos un experto en la seguridad de BlackBerry-, cuando la NSA suena, agua lleva; dicho de otra forma: si el presidente no puede utilizarla por motivos de seguridad, por algo será. Pero de ahí a considerar la seguridad de BlackBerry como algo prohibitivo para el resto de mortales -que por suerte o desgracia no solemos manejar información crítica para la estabilidad mundial- hay un abismo; configurando adecuadamente diferentes parámetros del dispositivo, se puede conseguir un nivel de seguridad más que aceptable para el 99.999% de las personas que lo usan.

Así, el hecho de que Obama no pueda manejar su BlackBerry por motivos de seguridad, no implica que el resto del mundo deba hacer lo mismo; al final, como siempre, se trata de una cuestión de riesgos a asumir: el servicio secreto no asume ese riesgo en el caso de comunicaciones secretas, lo que no implica ni de lejos que el Departamento de Seguridad de la mayoría de organizaciones deba recomendar no asumirlo. Especialmente, si tenemos en cuenta las necesidades de movilidad del negocio, y las alternativas a BlackBerry que existen en la actualidad; una de ellas, aprobada oficialmente por la NSA para transmisión de datos clasificados, es Sectera Edge, de General Dynamics. Eso sí, preparemos una buena cantidad de dólares (o de euros) si queremos comprarla: casi 3.000 euros por unidad… Como casi siempre, una cuestión de dinero.

Si como consultor me preguntaran acerca de la seguridad de BlackBerry para las comunicaciones de Barack Obama, seguramente recomendaría no utilizar este dispositivo; si me preguntaran acerca de la seguridad de BlackBerry para las comunicaciones del Director General de Plásticos Cremallera o Piruletas de Motilla del Palancar, probablemente recomendaría su uso siempre que se apliquen las medidas de seguridad habituales (configuración correcta, actualización, etc.). Seguramente, la competencia de ninguna de estas dos empresas tiene la capacidad ni los recursos para interceptar y descifrar las comunicaciones de ambos directores generales.

¿Cómo determinar si el uso de BlackBerry es un riesgo inaceptable para nuestra organización, o si por el contrario vale la pena asumirlo y no aplicar alternativas tan caras? Sin duda, podríamos hablar de análisis de riesgos, estudios, estadísticas… para llegar a una u otra conclusión, pero en este caso, y siempre IMHO, hay una primera aproximación muy útil: si una persona necesita más de dos guardaespaldas de forma simultánea, quizás debamos plantearnos alternativas a BlackBerry. Otro ejemplo de convergencia de la seguridad :)

Comments

  1. Por lo que tengo entendido, lo que en realidad el presidente de los EEUU tiene limitado es el uso del correo electrónico y el teléfono móvil. El problema, en este caso, no es tanto la (in)seguridad de la blackberry como la de sus comunicaciones en general.

  2. http://Antonio%20Villalon says

    Hola Dani
    Es un tema relativo a ambos, al menos aparentemente. El presidente de los Estados Unidos tiene limitados, efectivamente, muchos temas relativos a sus comunicaciones por la Ley de Documentos Presidenciales, un aspecto legal que no te sé detallar, pero que viene a decir que se debe guardar registro de las comunicaciones del presidente y que éstas son propiedad del Estado (esto es aplicable a correo electrónico, sobre todo). El tema de la BlackBerry parece que va más allá, y se une a esta Ley pero tocando los aspectos de seguridad lógica -confidencialidad, principalmente- de las comunicaciones: dicho de otra forma, la NSA no se fía de la tecnología BlackBerry para ese transmitir ese tipo de datos (entre otras cosas, por eso está tratando de ofrecer alternativas propias a esta tecnología)…