Seguridad sectorial (I): banca

dineroCon este post me gustaría comenzar una serie sobre seguridad (problemas, situación, etc.) en sectores específicos de negocio: telcos, museos, espectáculos deportivos… Para empezar, he elegido el sector financiero por varios motivos: en primer lugar, es un sector que creo conocer -más o menos- debido a diferentes proyectos en los que he participado, de problemáticas y tipos diversos (seguridad lógica, convergencia, consultoría…). En segundo lugar, considero que el sector bancario -y por tanto su seguridad- es algo que nos afecta a todos y cada uno de nosotros: el que no sea cliente de un banco o caja, vaya de vez en cuando a una sucursal, saque dinero de un cajero, o acceda a sus cuentas a través de internet, que tire la primera piedra.

El departamento de Seguridad de un banco o caja debe enfrentarse a una problemática muy diversa, que va desde la seguridad del papel moneda o la protección del efectivo a la seguridad en la documentación (cheques, órdenes de pago…), pasando por la seguridad informática, en nuevos canales, en medios de pago, la protección de edificios y personas o el blanqueo de capitales. El sector bancario está además fuertemente regulado en materias de seguridad; a diferencia de otros sectores, en banca es obligatoria, por ejemplo, la figura del Director de Seguridad en cada entidad con la responsabilidad, entre otras, de canalizar las relaciones de la entidad con FFCCSE. De la misma forma, son de obligado cumplimiento diferentes normas relativas a cajas de caudales, cámaras acorazadas o blanqueo de capitales que en otros sectores -con excepciones- ni siquiera nos planteamos.

Con el paso del tiempo, el panorama de la seguridad en banca ha cambiado de forma radical, seguramente más de lo que ha cambiado la seguridad en otros sectores. Hasta los años ochenta,el principal problema de las entidades eran los atracos, en una época dura a todos los niveles (salíamos de una transición, las actividades terroristas eran abundantes y virulentas…); con el tiempo -y el esfuerzo de mucha gente de los departamentos de seguridad de los bancos y cajas- este problema se ha minimizado, y hoy en día me atrevería a decir que un atraco, por supuesto siempre que no haya víctimas, no deja de ser uno más de los problemas de seguridad de la banca, pero no el principal. Bajo mi punto de vista, en la actualidad son mucho más preocupantes los delitos relacionados con blanqueo, medios de pago (skimming, lazos…) o nuevos canales (phishing, pharming…), entornos que pueden causar más perjuicios (tanto en dinero robado como en imagen) a cualquier entidad.

Tanto las amenazas e impactos a considerar en el sector, definiendo riesgos que de una forma u otra debemos mitigar y que afectan al negocio desde puntos muy diferentes, como la situación actual de la seguridad en bancos y cajas, motivan que nos encontremos ante un panorama que hace de la banca un sector en el que la seguridad debería converger por uebos. No obstante, esto no siempre se consigue, y solemos encontrarnos tres situaciones en cuanto a convergencia en las entidades españolas:

  1. Seguridad global, en la que se gestionan todos los ámbitos de la protección del negocio por igual, delegando evidentemente cada operativa particular en grupos de trabajo determinados.
  2. Seguridades aisladas, en las que diferentes grupos se preocupan únicamente por los problemas que les afectan de forma directa; dicho de otra forma, Nuevos Canales no considera que un atraco sea un problema para ellos, y Medios de Pago no quiere ni oir hablar de los problemas de la banca por Internet.
  3. Seguridades colaborativas: diferentes «áreas de seguridad» con responsables independientes, pero con un paraguas común a todas ellas, por ejemplo un subdirector general que es capaz de aglutinar a dichas áreas bajo su mando.

Sin duda, el primer punto es -IMHO- el deseable y al que todos tratamos o tratan de llegar; no obstante, las cosas no se suelen hacer de hoy para mañana y, como siempre que se habla de convergencia, nos encontramos barreras muchas veces insalvables: guerras de Taifas en la organización, sensaciones de pérdida de control, estructuras rígidas que no pueden ser modificadas… problemas que sin duda se acabarán resolviendo, pero que motivan que en banca muchas veces se hable de «miniseguridades» y no de Seguridad.

(Imagen original de Roby© en Flickr)

Trackbacks

  1. […] Seguridad sectorial (I): banca […]

  2. […] Seguridad sectorial (I): banca […]