Actualizaciones en Windows

Acaba de publicarse la noticia de que Microsoft dejará de actualizar la seguridad de los equipos con Windows XP y Service Pack 2 el próximo 13 de Julio, para actualizar únicamente las versiones mas modernas de este operativo. No han querido valorar cuántos equipos dejarán de estar actualizados, pero esta noticia revela la importancia de disponer de un repositorio centralizado para las actualizaciones de los equipos, y sobre todo de monitorizar que dichas actualizaciones se aplican correctamente.

En muchas organizaciones se siguen políticas centralizadas para la instalación de los parches del sistema operativo, para ciertas aplicaciones corporativas, para el uso de los antivirus corporativos con reglas restrictivas, para el uso de accesos externos a la empresa como VPN, etc. Sin embargo, no hay que dejar de lado que la mayor parte de las aplicaciones no permiten una actualización por políticas centralizadas, y que en la mayor parte de los entornos, un equipo suele tener instalados una infinidad de programas (necesarios) cuya actualización no es para nada sencilla, y que van mucho más allá del sistema operativo, Microsoft Office y el navegador. Tampoco conviene olvidar que la aplicación final de las actualizaciones suele depender del usuario, por varias razones.

En primer lugar, aunque las actualizaciones del SO se descarguen e incluso instalen de manera automática, el reinicio posterior que a menudo es necesario suele postergarse días o incluso semanas, porque esa es una de las cosas que al usuario más le molestan; tampoco es recomendable que dicho reinicio se fuerce, porque eso puede provocar algún que otro roce y problemas con personal interno. En segundo lugar, muchos usuarios evitan las actualizaciones de programas de adobe, o los propios navegadores, aunque son relativamente sencillas, ya sea por el consabido “si funciona no lo toques”, por simple pereza o por evitarse interrupciones “innecesarias”. En tercer lugar, tenemos aquellos programas que no proporcionan una actualización a través de una opción “Buscar actualizaciones”, sino todo lo más avisan de la existencia de ésta, tras lo cual es necesario ir a la página del producto en cuestión y volverlo a instalar; ni que decir tiene que si en las situaciones anteriores el usuario evita por todos los medios una actualización relativamente sencilla y transparente, en este caso las molestias son casi inconmensurables. En cualquier caso, hasta aquí el usuario tiene un medio, más o menos fiable, más o menos rápido, más o menos transparente, de actualizar sus aplicaciones y sistema operativo, y el que no lo hace es porque no quiere. Ahí es donde entran las herramientas de inventario automático y las campañas de concienciación y sensibilización de los departamentos de TI.

No obstante, hay un cuarto caso mucho más complicado que el resto, y cuya actualización puede suponer, justificadamente, un dolor de cabeza para usuarios experimentados. Este es el caso de algunas aplicaciones Open Source para Windows, con dependencias específicas de librerías, versiones de programas, entornos, etc. Es decir, básicamente lo que sucede en los entornos GNU/Linux, que han sabido solucionar a través de herramientas como APT, que se encargan de verificar las dependencias de librerias, programas, incompatibilidades, etc. Sin embargo, parece lógico que esto no existiese para Windows, por ser en teoría la antítesis de los entornos Open Source; aunque Microsoft proporciona la herramienta WSUS para la centralización de actualizaciones, lo cierto es que ésta se limita a sus propios programas y al sistema operativo, algo que resulta normal después de todo.

Afortunadamente, para eliminar o mitigar en lo posible este problema, Garret Serrack, desarrollador del departamento de código abierto de Microsoft, ha desarrollado CoApp, que viene a solucionar lo que nos puede suponer un gran quebradero de cabeza, proporcionando un sistema por paquetes similar al APT, pero para entornos Windows. La idea es facilitar la actualización de las aplicaciones de código abierto que tengamos instaladas, solucionando conflictos con múltiples versiones de librerías o 32/64 bits, e incluso ayudar a la actualización conjunta de programas y librerías. Si ustedes hacen un uso habitual de estas herramientas, vale la pena que le echen un ojo, seguro que les resultará interesante.

Como ven, a veces, la seguridad no depende de grandes proyectos, sino de pequeños pasos. Pasen un buen fin de semana, les vemos el lunes.

Comments

  1. http://Olopez says

    Hola , solo queria hacer un par de apuntes sobre el articulo.
    Microsoft tambien tiene sistemas de actualizacion de software centralizado para software de terceros SCCM, puede que no calcule automaticamente las depencias, pero desde luego facilita enormemente el despligue de aplicaciones en redes grandes.

    Adobe reader posiblemente el programa con mas security bugs de los ultimos años …
    Por cierto no conocia CoAPP y me parece interesante y habra que probarlo.
    Un saludo.

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Security Art Work. Security Art Work said: Pedro Quirós publica su primera entrada en el blog, sobre las actualizaciones en Windows: http://bit.ly/90SMAI […]

  2. […] Actualizaciones en Windows Acaba de publicarse la noticia de que Microsoft dejará de actualizar la seguridad de los equipos con Windows XP y Service Pack 2 el próximo 13 de Julio, para actualizar únicamente las versiones mas modernas de este operativo. […]