2060

Mañana es lunes cinco de diciembre de 2060 y cumplo 85 años, por lo que tras la reforma laboral de 2028 al fin puedo jubilarme… por tanto, aunque seguiré participando de vez en cuando en el blog, quería preparar un post recopilatorio de todo lo que hemos ido viendo y sufriendo durante todos estos años que hemos pasado juntos. Ha llovido mucho desde 2007, cuando empezamos con SecurityArtWork y, como siempre decimos, la seguridad cambia no de año en año, sino de segundo en segundo, tanto para bien como para mal… por lo que con 53 años a nuestras espaldas, nos podemos permitir el lujo de recapitular un poquito.

¿Quién no recuerda, por ejemplo, cuando existían ejércitos que peleaban entre sí en el campo de batalla, por tierra, mar y aire? Algo inimaginable hoy en día, pero que hasta bien entrado el siglo era lo habitual; en lugar de utilizar a fondo la ciberguerra, los países desplazaban enormes cantidades de personas y armamento para conseguir algo que tenían a un clic de distancia, con todo lo que eso implicaba (costes, riesgos, etc.). Actualmente nos parece primitivo, pero os aseguro que hasta hace unos años no era tan raro; es más, cuando hablablas de protección frente a ataques «diferentes» de paises enemigos te miraban mal, hasta aquel gran atentado que hubo sobre 2020, en el que casi se hunde a una gran potencia mediante el bloqueo de su sistema eléctrico, la interrupción de sus comunicaciones y la apertura de las presas más importantes (¿cómo era aquello, SCADA se llamaba?).

Pero sin duda, lo que más entradas y comentarios en este blog ha generado durante este tiempo fue la imposición de los tags RFID subcutáneos, allá por 2045. ¿Os acordais de toda aquella polémica? Menos mal que los gobiernos tenían todo bien atado, ya que con la proliferación de las redes sociales que se produjo a principios de siglo era fácil identificar y neutralizar a los elementos perturbadores, y al final la cosa no fue a más… cuatro críticas en favor de la privacidad y asunto olvidado, y la verdad es que, con el paso del tiempo, a día de hoy es algo que se agradece… ¿o no nos gusta a todos llegar al super y encontrar directamente ofertas personalizadas para nosotros (o mejor, no llegar al super, sino que el super directamente nos envíe a casa lo que sabe que nos hace falta)? ¿y qué quereis que os diga de la localización geográfica mediante estos tags? No sé cómo podíamos vivir antes sin saber dónde estaban nuestros amigos o familiares en cada momento… Además, otra ventaja de RFID es que ha dejado de llegarnos spam; ahora le llamamos publicidad dirigida y no llega por correo electrónico (que los más jóvenes no sabrán ni lo que es), sino directamente a nuestros tags personales gracias a las enormes antenas que todos tenemos en nuestras calles y que nos envían la información que alguien sabe que necesitamos

También nos reímos un rato con esas casas inteligentes que nos vendían como rosquillas a finales de los años 20, y que al principio no resultaron tan inteligentes como sus diseñadores creían. Y es que tener una persiana, unas luces o un electródoméstico conectados a Internet 3.0 parecía interesante, pero introducía más problemas que ventajas… y si no, que se lo digan a todos los que llegaron a casa tras unas vacaciones de verano, con 55 grados en las calles -maldito cambio climático-, y descubrieron que alguien les había encendido la calefacción desde China y necesitaban oxígeno para respirar en el salón, o que su nevera había encargado cinco toneladas de arroz por una feature no documentada de Windows 2025… ¡qué gran negocio para las empresas de seguridad… y para los supermercados! :)

¿Y os acordais cuando derogaron la LOPD? Total, en la práctica muy pocos la cumplían, gracias a aquello que nos vendieron -ya ha llovido- como «la nube». Esa nube que al final se convirtió en nubarrón, porque a cambio de un reproductor MP4 no tuvimos problema en dejar todos nuestros datos en ella, accesibles a empresas de cualquier punto del mundo, y así nos fue… ¿Datos de carácter personal? ¿Yesoqués? Con lo que se llamó la globalización y temas similares, muchas leyes nacionales dejaron de tener sentido y se empezó a trabajar en una legislación internacional equivalente para todos y, sobre todo, efectiva. De esto hace ya bastantes años, y en ello siguen (y seguirán).

Pero por supuesto, no todo han sido cambios durante estos largos años: hay cosas que se mantienen casi como el primer día; y si no, fijaos en la Sociedad Global de Autores Digitales, la SGAD -antes tenía otro nombre que no recuerdo-, que aunque ha variado un poco desde principios de siglo -en aquél entonces no cobraban el canon de nacimiento, quizás porque los niños tarareaban canciones sin derechos de autor- en esencia sigue manteniéndose casi como entonces… antes perseguían el P2P y ahora persiguen el intercambio de archivos a través de los dispositivos humanos de almacenamiento (HSD), esos que podemos conectar a nuestro cuerpo simplemente acariciando su interfaz táctil y que nos permiten no sólo ampliar nuestra memoria, sino compartir conocimiento -y otras cosas- con los demás.

En resumidas cuentas, finalizar una etapa siempre produce nostalgia; ayer tuve que explicarle a mi nieto lo que era un libro, y sólo acerté a decirle que es parecido al resultado de imprimir en papel un archivo de unos cuantos K. ¡Y no veais lo que me costó explicarle lo que era el papel, ahora que ya no tenemos árboles! Al final, las dichosas gafas de realidad virtual personalizadas que se pusieron tan de moda hace unos años nos han hecho perder hasta las impresoras…

Comments

  1. Y de ese sistema operativo que se colgaba, como se llamaba… a si… Oracle Solaris 8’P

    Buen post, algo satírico y con visión de futuro, ¿la predicción del futuro será como la de Dennis Ritchie (UNIX es simple. Sólo necesita un genio para entender su simplicidad) o como la de Bill Gates (en dos años el problema del spam se habrá resuelto)?

    El tiempo lo dirá.

  2. Interesante vision de un posible futuro, pienso que los que han despertado de este falso mundo ,empezaran a contribuir con el cambio y acelerar con los objetivos de igualdad y paz

  3. ¿Y quien no recuerda el año 2038 con el bug de Unix por el cambio de fecha? Tras los inocuos acontecimientos del problema del año 2000, en el año 2038 no se presto la suficiente atención, y paso lo que lo paso…

  4. Muy bueno Toni!
    Para entonces seguirás con lo del CSIRT? ;-)

  5. Muy original, Antonio. Gracias.
    …por cierto, ¿Que pasó con los sindicatos?

  6. ¿Y os acordais cuando derogaron el ENS? Total, en la práctica muy pocas Administraciones Públicas lo cumplían. Eso fue después del cataclísmo de desinformación que siguió a la eliminación (intencionada o no) de los datos de la mitad de los ciudadanos.

    Bueno, al menos el año que viene volvemos a ver al Halley (http://en.wikipedia.org/wiki/Halley's_Comet#Apparitions).

Trackbacks

  1. […] Escrito por Antonio Villalón en Security Art Work. […]