La norma ISO 28000 y los jamones “pata negra”

Dado que el anterior post del blog tenía como protagonistas gráficos a un par de cerdos, voy a utilizarlos como nexo de unión para lo que quería comentarles (ya saben que me gusta encontrar situaciones -a veces curiosas- que nos permiten ver la necesidad de gestionar la seguridad en múltiples actividades cotidianas).

La norma ISO 28000 como ya hemos visto en posts anteriores introduce la gestión de la seguridad en la cadena logística o de suministro, y basa el sistema de gestión a implantar fundamentalmente en el análisis de riesgos, revisando las amenazas que pueden afectar a:

  • El personal.
  • La información que da soporte a los procesos de negocio.
  • Los bienes o mercancías.
  • El medio o los medios de transporte utilizados.
  • Las unidades de carga.

Pues bien, voy a comentarles los tres casos que he visto en la prensa digital de hoy.

Primer ejemplo [elmundo.es]: utilización de las unidades de carga y de los medios de transporte con fines ilícitos sin conocimiento de las entidades que intervienen (cargador, importador, naviera, transitario, terminales de contenedores, etc.) y violación de los sistemas de precinto. Un grupo de delincuentes, entre los que figuran empleados de una terminal de contenedores, que introducen cocaína en contenedores. Cuando los contenedores llegan al puerto de destino, son desprecintados clandestinamente, se retira la droga, y se vuelven a precintar para que nadie pueda sospechar nada. A bote pronto se me ocurre una pregunta: ¿cómo es posible que los empleados involucrados pudiesen tener acceso “fácil” a precintos de la naviera en cuestión para poder volver a precintar los contenedores sin levantar sospechas? Evidencia de un mal control sobre un activo de seguridad. Aquí también se evidencia un problema de seguridad ligado a los RRHH, pero más complejo de solucionar: es a veces complicado para los departamentos de selección comprobar los antecedentes “turbios” de un posible nuevo empleado (salvo que tenga antecedentes penales), más aún si no se tiene un gran control sobre ellos (en algunos casos puede tratarse de personal rotatorio que pertenece a sociedades de estibadores). Además, y en los tiempos que corren, 150.000 euros pueden ser muy tentadores. Ahí tenemos un problema.

Segundo ejemplo [Levante EMV]: Una nueva línea marítima que va a unir Valencia con Tánger. El análisis de las características de esta línea pone encima de la mesa la vinculación que esta línea de transporte de pasajeros puede tener con la llegada de polizones, el tráfico de drogas o incluso con la amenaza terrorista internacional, y las repercusiones que ello tiene en este caso para una Autoridad Portuaria y su Plan de Protección. Sin ir más lejos, vean el análisis realizado en un foro relacionado con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Tercer ejemplo [Las Provincias]: robo de mercancías en vehículos en marcha. Aunque suena a película, hay bandas especializadas en robar la mercancía de los trailer en movimiento, sin que su conductor se percate de que está sufriendo un robo. En la noticia tienen un gráfico que describe la manera de operar, pero básicamente consiste en distraer con un vehículo al conductor para que aminore su marcha mientras otro de los delincuentes accede al interior del trailer desde un segundo coche, cortando con una radial autónoma el sistema de cierre del remolque. A partir de ahí, imagínense la escena: jamones (¡aquí está el enlace con la entrada anterior!) o portátiles volando desde el remolque hasta el vehículo que marcha pegado a él. Empresas de transporte con las que hemos departido sobre este tipo de delitos, y que han tenido que realizar arduos trabajos de investigación en colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para detener a estos grupos de delincuentes están recurriendo, como medida disuasoria, a situar los candados de los remolques en la parte superior de las puertas del remolque, para que si se intentan romper con una radial, todas las chispas le salten al delincuente a la cara, lo que teniendo en cuenta lo complicado de la maniobra, entiendo que debe ser bastante efectivo.

Tres ejemplos de la oportunidad de la norma ISO 28000, y de su planteamiento holístico: no se trata “sólo” de asegurar las mercancías.

Comments

  1. Aquí tenéis un ejemplo gráfico de lo que comentaba Fernando.

    En este caso el robo se produce con técnicas mucho más sofisticadas que el método de la radial. : )

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Security Art Work, hackplayers. hackplayers said: La norma ISO 28000 y los jamones “pata negra”: Dado que el anterior post del blog tenía como protagonistas gráfi… http://bit.ly/c3g0KL […]