An evening with Vicente (I)

Sin duda todos nuestros lectores, sobre todo los que ya tengan una edad, habrán leído el artículo An evening with Berferd, donde Bill Cheswick narra las actividades de un intruso (Berferd) en 1991 y la gestión del incidente realizada desde AT&T, incluyendo una paciente vigilancia de todo lo que hacía Berferd. Obviamente, nosotros somos más de andar por casa y no tenemos la paciencia necesaria para jugar con un atacante durante días o meses, pero también nos pegamos con algún que otro intruso (seguramente no será Berferd, le vamos a llamar Vicente) que por las noches trata de colarse en las máquinas de un cliente al que, por motivos lógicos de confidencialidad, denominaremos ACME :) Ahí va el resumen, con nuestra visión, de la respuesta al incidente… Por supuesto, toda esta historia está basada en hechos ficticios, por lo que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia…

DÍA 1

A las 21:40 se recibe una alerta en nuestro sistema: un amigo, con una dirección IP de un operador al que vamos a llamar OPERATOR genera una alarma crítica en nuestro SOC: un ataque a ACME mediante Acunetix, que se ha bloqueado en el IPS del cliente y teóricamente no ha ido a más, pero que debe considerarse severo. En ese momento se revisa la actividad adicional de esa IP en ACME y el resto de clientes y vemos que ha generado alguna alerta menos crítica (en ACME, parece que este es su único objetivo) y que no requería acción inmediata, pero vamos, que el tío está metiendo caña… se bloquea de inmediato todo el tráfico entrante desde esa dirección y en paralelo comprobamos que la IP es de una línea ADSL, que se geolocaliza en la misma ciudad que ACME, y que detrás de esa IP hay un router Cisco con el telnet abierto (muy curioso, ¿no? ;)

En fin, un ataque que no ha ido a más, bloqueado ya en la infraestructura y que al día siguiente requerirá los formalismos correspondientes (correo a OPERATOR, denuncia de los hechos, etc.). A otra cosa. Pero no; dos minutos después del bloqueo de la IP, aparece un ataque similar: alguien que lanza otra vez Acunetix contra ACME y genera otra alerta crítica… De nuevo iteramos el proceso: bloqueo del tráfico entrante y obtención de información… Ummm, una línea ADSL de OPERATOR con un router Cisco delante, el puerto 23 abierto y (vaya, vaya) geolocalizada donde ACME… ¿Casualidad? Seguro que no: parece que tenemos un amigo interesado en ACME, al que como hemos dicho llamaremos Vicente (Vicentín más tarde, que al final llegamos a coger confianza con él ;)

En fin, nosotros repetimos la respuesta y Vicente el ataque. Esto se pone interesante… Bloqueo de nuevo y otra vez cambio de IP de Vicente: de nuevo un ADSL de OPERATOR geolocalizada en la misma ciudad que ACME, aparentemente con un router Cisco delante y el telnet abierto. Hasta cuatro veces repetimos el proceso y hasta cuatro veces Vicentín hace lo propio: se cambia de IP para seguir “zumbándole” a ACME. Desde luego mañana a denunciar, pero esto no tiene buena pinta… Al final, parece que Vicentín se ha cansado o simplemente que se le han acabado las direcciones dinámicas desde las que atacar… Mañana será otro día para todos, pero esta noche habrá que estar alerta…

DÍA 2

Día tranquilo; Vicentín parece que se ha olvidado de ACME y no da señales de vida… Vemos que no hay nada significativo fuera de las alertas ya identificadas ayer, recopilamos todos los logs, escribimos la denuncia, y a última hora nos vamos a Comisaría a presentarla. Tras un rato de papeleos tenemos ya todo firmado y estamos saliendo… es justo entonces cuando Vicente parece que nos esté viendo: vuelve a la carga contra ACME. Nos llegan las alertas por SMS y viendo sus actividades, confirmamos que sigue el mismo modus operandi que ayer: Acunetix a lo bruto, sin ningún tipo de discreción… Nuestra gente sigue el mismo procedimiento: bloquear cada IP y recopilar evidencias, pero Vicente cambia de direccionamiento como quien cambia de zapatos. Además todas las direcciones son ADSL de OPERATOR geolocalizadas en la misma zona, pero lamentablemente de rangos completamente diferentes, por lo que no lo tenemos tan fácil como bloquear unas clases C para quitarnos a nuestro amigo de encima…

La situación nos empieza a resultar especialmente incómoda, sobre todo por el sentimiento de indefensión. Tenemos a un tipo intentando colarse en ACME pero lo más que podemos hacer oficialmente es bloquearle la IP. Hablamos con soporte legal para que nos den más alternativas y lo único que nos pueden decir es que acudamos a Juzgado de Guardia para acelerar unas horas los trámites de la denuncia (ojo, una aceleración de “unas horas” para unos trámites que pueden durar semanas). Algunos amigos de FFCCSE de forma extraoficial nos confirman lo que ya sospechábamos: que aparte de denunciar y poner la otra mejilla, no se puede hacer nada, y encima alguien nos comenta, también extraoficialmente, que la gran OPERATOR atiende los requerimientos judiciales cuando ella considera, porque claro, para eso es OPERATOR, más allá del bien y del mal. Nos suena, ¿verdad? En cualquier caso, el segundo día hemos vuelto a cortar a Vicente, o se ha quedado otra vez sin IP disponibles… o simplemente se ha cansado de ACME y ahora está con otro objetivo…

DIA 3

Ampliamos denuncia en Juzgado de Guardia aportando las nuevas evidencias, sobre todo las direcciones IP que recopilamos durante la noche de ayer. Durante el día seguimos dándole vueltas a la situación y a la cara de imbéciles que se nos queda sin poder hacer nada más que filtrar una dirección IP tras otra. ¿Cambiará Vicentín de IP automáticamente? ¿Lo hará para seguir atacando a ACME, o ésta será una de múltiples tareas? ¿Utilizará sistemas intermedios o tira directamente desde la IP de su casa? ¿Por qué siempre a la misma hora? ¿Es cuando llega a casa o cuando se queda solo en la oficina? ¿Nos estará distrayendo con este ataque tonto mientras utiliza otro vector de entrada a ACME? Para descartar esto último y con el modo paranoia ON, se moviliza un equipo auxiliar al GIR que tiene por objeto revisar todos y cada uno de los sistemas de ACME, empezando por los que están en DMZ y siguiendo por los internos. Tras varias horas de trabajo, ni rastro: no hay nada anormal más allá de lo que hemos visto. Vicente sólo dispara a un objetivo, lo hace sin esconderse y aunque le filtremos, él cambia de IP y en segundos o minutos sigue su trabajo…

Por supuesto, a su hora habitual, Vicente vuelve a la carga por tercer día consecutivo. Seguimos metiendo las IP de la línea ADSL en nuestra lista negra y mirando cómo cambia de dirección cada poco tiempo, hasta cuatro o cinco veces. No podemos hacer más, nos dicen. Situación estúpida donde las haya, pero es todo a lo que podemos aspirar, aunque ya empiezan a surgir en el equipo malas ideas (que como somos buena gente, no llegamos a ejecutar -aunque no por falta de ganas-). Y también por tercer día consecutivo, tras varios cambios de direccionamiento, Vicentín se cansa y deja de atacar… Mañana más.

Comments

  1. http://acapdevila says

    Keep Calm and don’t be evil :)

  2. Lo raro es que siempre realice la misma aproximación fallida, una vez tras otra. Por eso hacéis bien en desconfiar, podría tratarse de un señuelo.
    Yo creo que las autoridades deberían estar preparadas para reaccionar ante este tipo de situaciones o, al menos, facultar a la empresa con medidas adicionales.

    Por cierto, el servicio que ofrece Acunetix lo desconocía y le echaré un vistazo.