Zen y el arte de pescar APTs (III)

El capítulo anterior había quedado en un cierto impasse mientras esperábamos que nuestro experto en reversing destripara el malware encontrado. Afortunadamente, en unas pocas horas obtuvimos unos resultados preliminares la mar de interesantes:

  • El malware realiza múltiples llamadas a la librería Schannel.dll.
  • Se observan varias ocurrencias de la cadena AKCMDDC4-B2132 justo antes de dichas llamadas.
  • Muy cerca de esas llamadas el malware obtiene el nombre del equipo.

Una táctica interesante del malware que emplea cifrado es generar al vuelo una clave usando un patrón fijo y datos del equipo infectado, para así dificultar su descifrado, por lo que AKCMDDC4-B2132 podría ser una buena candidata como clave. Y la librería Schannel.dll es la que guarda todos los algoritmos de cifrado nativos de Windows, por lo que la teoría del uso de cifrado parece ser acertada.

Sabemos que si usa Schannel.dll no está empleando un método de cifrado casero, por lo que tan solo nos queda adivinar el tipo exacto que está empleando nuestro malware. Mi jefe es muy paranoico y opta por AES, mientras que yo pienso que no se han complicado la vida y tiro por RC4 (mucho menos costoso de implementar y más ligero computacionalmente).

Un mini script en Python con pycrypto, y al jefe le toca pagar el café: el tráfico está cifrado en RC4, y aplicando la clave AKCMDDC4-B2132 se descifra a la perfección.

El tráfico de las peticiones POST queda abierto ante nosotros y hiela la sangre: Lo primero que vemos son las credenciales de acceso al OWA (Outlook Web Access), el webmail de la Empresa. Lo siguiente, el contenido de lo que parece un fichero .pcf de un cliente de VPN Cisco (la configuración de una VPN Cisco). Con la contraseña incluida.

El malware no está exfiltrando documentos confidenciales: está enviando todas las llaves del reino con esas peticiones POST, obteniéndolas posiblemente mediante alguna funcionalidad de keylogger o accediendo a las contraseñas en claro guardadas a lo ancho y largo del sistema.

Ya hemos encontrado la causa de la brecha, por lo que podemos empezar la fase de contención. Llamamos a María para que revoquen todos los accesos del director de marketing mientras seguimos analizando el tráfico cifrado, en este caso el existente en la imagen logo.jpg.

Como sospechábamos, el contenido está cifrado, usando RC4 y la misma clave que en la comunicación HTTP. Una vez descifrado, el contenido es claro:

SendPass

Interesante a la par que sibilino. Al parecer el malware no funciona de forma periódica, sino cuando es invocado a través de comandos, que suceden de forma completamente asíncrona. El funcionamiento parece ser el siguiente:

  • En horario laboral, y de forma aleatoria, el malware descarga logo.jpg y descifra el comando.
  • Un tiempo aleatorio más tarde (pero también dentro de horario laboral), se realiza la comunicación POST con el resultado del comando.

El objetivo del malware es muy claro: hacer que las comunicaciones sean aperiódicas y parezcan tráfico normal para pasar desapercibidas ante los controles de seguridad.

Ya conocemos el objetivo del malware y cómo lo hace. Quedan varias preguntas muy importantes por resolver: qué se han llevado, desde cuándo lleva la Empresa comprometida y cómo han podido entrar en el equipo del director de marketing.

Para ver qué datos han podido ser exfiltrados, repasamos todas las conexiones realizadas con las credenciales del director de marketing tanto desde la VPN como desde el OWA. Al ser un equipo portátil con 3G, las conexiones vienen desde multitud de sitios. Sin embargo, tras un poco de trabajo de limpieza, una dirección se repite con cierta frecuencia, tanto en VPN como en OWA.

Examinando la dirección, encontramos que corresponde con la salida de un conocido proveedor de VPN ruso. Si ya tienes una VPN, ¿qué sentido tiene el pasar tu tráfico por otra? Extremadamente sospechoso.
Hablando con María obtenemos los eventos de inicio de sesión del director de marketing de los últimos tres meses, e intentamos buscar inconsistencias. Sabiendo lo que tenemos que buscar no tardamos en encontrar varios puntos, todos ellos dentro de horario laboral, en los que el director de marras está a la vez dentro de la Empresa y conectado por la (doble) VPN. Ya tenemos los datos de conexión del atacante y conocemos su modus operandi (bastante cuidadoso, por cierto).

Saber qué se ha podido llevar es mucho más complicado. Dado que ha podido entrar como si fuera el director de marketing, su nivel de acceso es muy elevado. Vamos a centrarnos en dos puntos de fuga principales: su cuenta de correo y el servidor corporativo.

Revisando su buzón de OWA no encontramos nada sospechoso. Todo está perfectamente en orden, ordenado y pulcro en extremo. Sin embargo, los logs de Exchange cuentan una historia totalmente diferente: hay docenas de correos electrónicos enviados a cuentas de Gmail con nombres muy similares a personal de la Empresa y otras empresas colaboradoras. Los atacantes siguen intentando mantener un perfil bajo, borrando del OWA los correos enviados para no dejar rastro.

La información exfiltrada es… complicada. Correos con información sensible, documentos de la estrategia de ventas de la Empresa, hasta lo que parece ser un indicio de que el director de marketing está teniendo un “asunto” con alguien de Finanzas. Un completo desastre.

Obtener un registro de qué información ha podido ser exfiltrada del servidor corporativo va a ser un poco más complicado. Afortunadamente tenemos algo de suerte en este aspecto: en la Empresa han apostado por una estrategia de gestión documental férrea basada en Sharepoint, por lo que todo está bastante bien organizado y pasa obligatoriamente por el CMS.

Además, algún administrador de sistemas lo suficientemente paranoico había activado la trazabilidad, por lo que tenemos un listado de quién ha accedido a qué documentos en los últimos seis meses. El problema es que no sabemos qué documentos han sido accedidos por el director de marketing o por los atacantes.

Correlar las fechas de conexión por la VPN no sería del todo efectivo ya que hay momentos de solapamiento. La solución por la que optamos es obtener un listado de los documentos accedidos durante esos solapes, y cruzarlos con los accedidos por el director de marketing. Saber qué documentos han sido accedidos por el director de marketing es algo laborioso pero realizable.

Tenemos una imagen de disco. ¿No os acordáis de ella? Pues nos va a venir de maravilla, porque Windows guarda un listado de los documentos accedidos más recientemente (MRU, Most Recently Used) para cada usuario (en versiones modernas de Windows hasta por programa). Volcamos del disco el NTUSER.DAT y lo pasamos por RegRipper para obtener el listado de ficheros sobre el que trabajar.

Aquí no tenemos tampoco buenas noticias. Entre los documentos que sabemos han sido accedidos desde la VPN y el despiece hecho con RegRipper toda la estrategia corporativa ha sido exfiltrada.

El siguiente paso es saber cuánto tiempo lleva la Empresa comprometida (trufada, como solemos usar en nuestra jerga). Para ello podemos componer una línea temporal con toda la información de la que disponemos, a saber:

  • Primera descarga de logo.jpg
  • Primera comunicación POST contra www.period1co.es
  • Accesos desde la VPN al OWA
  • Accesos desde la VPN al Sharepoint

Las piezas van encajando como un puzzle. La primera descarga de logo.jpg se produjo el 6 de Octubre, la primera comunicación POST dos días más tarde, y en ese mismo día ya se estaban descargando documentos tanto del OWA como del Sharepoint. Dos meses trufados sin que nadie se diera cuenta. Como diría Pazos de Airbag: Profesional, muy profesional.

Mientras comunicamos todo lo hallado a María para que la Empresa pueda realizar sus trabajos de contención a nivel de relaciones públicas, solo queda una pregunta por responder: ¿cómo lograron los atacantes entrar en la Empresa?

La respuesta la tendremos en el siguiente y último artículo de la serie…

Comments

  1. Creo que es lo más apasionante que he leido ultimamente. Gracias Antonio, por poner detalles técnicos a una altura que la gente normal podemos entender.

    Espero con impaciencia el último post.

  2. Por cierto, puede que su «affaire», con alguien de finanzas haya sido su perdición. ¿la habeis investigado?…No se si podré aguantar más….

Trackbacks

  1. […] línea, Antonio Sanz nos deleitó con una serie (Zen y el arte de pescar APTs: I, II, III y […]