El increíble pero cierto caso de las noches de hotel gratis

Escribo esto totalmente sorprendida. No hace ni cinco minutos que me han llamado de una cadena de hoteles en la que supuestamente me he alojado para hacerme una gran promoción: me regalan dos noches de hotel para dos personas en cualquiera de sus hoteles por haber sido cliente.

¡Oh!,  ¡qué bien! ¡De cuando estuvimos en Nerja!, pienso yo acordándome del hotel rural “con encanto”. A continuación, la muchacha, muy educada ella, me dice que para ganar ¡dos noches de hotel para dos personas gratis! sólo tengo que darle una lista de mis contactos por teléfono (nombre y número de teléfono) y que por cada uno que les diga que sí a la misma promoción me regalan ¡otras dos noches de hotel! Ah, se le olvidaba decir que las noches son válidas por dos años en cualquier rinconcito agradable de España (que los hay y muchos).

Le digo a la chica  que no puedo darle esos nombres así a la ligera, que en todo caso tengo que preguntarles primero si me dan permiso (como poco, menuda molestia la que van a soportar mis conocidos). La chica se queda un poco cortada y me responde que sólo van a llamar a esas personas para lo mismo sin mencionar mi nombre (claro, entonces no pasa nada si no saben que soy yo…)  con la misma promoción (¿pero no era sólo para clientes de esos hoteles?).

Le insisto en que no puede ser, que en todo caso me dé su correo electrónico y le mando esa lista cuando me digan algo, que estoy en el trabajo, que ya conozco estafas de este tipo y termino con un breve pero intenso blablablá divulgativo sobre lo que no se debe hacer con información confidencial.  Ella me contraataca con un “pero, señora, tenga en cuenta que sólo son dos minutos de conversación y entraría en la promoción de ganar ¡dos noches de hotel para dos personas gratis!  Es que tiene que ser en esta llamada, que se está grabando” (¿Cómo? ¿Están grabando una conversación sin avisarme previamente y sin que yo dé el permiso?…Espera,  ¿me ha llamado señora?). Total, que para no alargar la cosa le digo que no puede ser, que no puedo dar nombres y teléfonos a la ligera y que lo siento mucho (y como te pongas tonta, nena, te suelto una charla sobre la ley de protección de datos… llamarme señora con mi edad psss). La chica, ahora totalmente desconcertada porque parece que no quiero ganar ¡dos noches de hotel gratis para dos personas! en cualquier rinconcito de España, me responde que muchas gracias por atenderla y me desea que tenga un buen día.

Pensándolo después, posiblemente fuera verdad la promoción. La chica hablaba con el mundialmente famoso acento malagueño (gracias Antonio Banderas) y por todos es sabido que los andaluces somos muy buena gente y nunca hemos estafado a nadie porque siempre estamos de fiesta, echando la siesta, falsificando jornales para el PER o las tres cosas a la vez (guiño, guiño).

Bromas aparte, de verdad que creo que la promoción era cierta, pero la forma de realizarla totalmente errada y rallando el fraude y/o la ilegalidad. La pobre chica se llevó un mal rato y yo me quedé sin mis ¡dos noches de hotel gratis para dos personas! En fin, ¡qué mala suerte tengo!

Comments

  1. http://Rwlock_t says

    Nadie cambia duros por pesetas, si Googleas un poco te darás cuenta de que son dos vales gratis en hoteles de 2 estrellas, donde te obligan hacer dos comidas. Éstas, valen el precio de las dos noches de hotel.

    Saludos

  2. http://Ana%20Isabel%20Martínez says

    Me lo creo… Y mira que la chica me dijo que era para hoteles de 3 estrellas…