Técnicas SIGINT en la Guerra de Bosnia: Operación “Krivaja ‘95” (I)

Este post es el cuarto (ver el primerosegundo y tercero) del colaborador David Marugán Rodríguez sobre cuestiones de seguridad en ámbitos desconocidos para muchos. No podemos añadir más que lo que dice en la bio de su twitter @radiohacking: Security Consultant. Mundo Hacker Team. Spanish HAM radio operator EA4 / SWL since 80’s and RTL-SDR devices enthusiast y agradecer su colaboración con estos artículos tan fascinantes.

Esta serie en particular es más interesante si cabe, por todo el contexto histórico que rodea a la información técnica que se proporciona y en el que las comunicaciones, como en cualquier conflicto, fueron un elemento decisivo.


“Matadlos, no necesitamos a nadie vivo”.

Comunicación por radio atribuida al general Radislav Krstić dando órdenes a sus tropas, interceptada y grabada supuestamente por operadores de SIGINT bosnios y presentada como prueba de la acusación en el juicio en el que fue condenado por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia.


Durante el mes de julio de 1995 se escribieron, en el contexto de la Guerra de Bosnia, algunas de las páginas más oscuras de la historia reciente de Europa. Mucho después, las imágenes, mostradas por la Fiscalía en el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), con sede en La Haya, y atribuidas al grupo paramilitar serbio denominado “Los escorpiones” ejecutando a seis varones bosnios a sangre fría causaron una gran conmoción. Por desgracia, como ya se sabía, solo era la punta del iceberg del mayor asesinato masivo en Europa desde la Segunda Guerra Mundial; un acto que fue calificado de genocidio en el que hasta hoy se han contado más de 8000 musulmanes bosnios (civiles y militares) ejecutados o desaparecidos mientras intentaban huir de Srebrenica.

Esta matanza fue precedida de múltiples incursiones de la 28º división del ARBiH bosnio (Armija Republike Bosne i Hercegovine) lideradas por el comandante Naser Orić en pueblos de mayoría serbia de la zona, donde también se cometieron crímenes de guerra por los que luego fue acusado (y absuelto) en el Tribunal Penal Internacional. En Internet siguen circulando unos videos titulados “Nasir Orić’s Greatest Hits” de extrema crudeza donde se muestran los resultados de estos ataques sobre la población.

Muchos atribuyen la masacre de Srebrenica a una venganza de los serbios por estos hechos anteriores, sobre todo a los horribles crímenes contra serbios en Kravica durante una fecha muy especial para estos: la navidad ortodoxa de 1993, comandados presuntamente por Naser en una serie de incursiones y ataques “golpear y escapar”, típicas acciones de guerrilla contra poblaciones con poco valor estratégico, llegando a ser tachada esta estrategia de provocadora e inconsciente por parte de expertos militares, que temían una explosión de odio mayor aun en la zona y un rápido deterioro de una situación de por sí delicada para la población bosnia. Parece que no se equivocaban.

En este artículo por supuesto no se entrará en ninguna valoración estratégica, militar y mucho menos política de un asunto tan tremendamente sensible y complejo, pero como muchos lectores saben fue muy criticada la pasividad, tachada a veces directamente de cobardía, de la denominada comunidad internacional, y en especial de la ONU y los cascos azules holandeses destinados allí (se había firmado un acuerdo que calificaba el enclave como “zona segura”, semanas después de que murieran decenas de personas en un bombardeo serbo-bosnio durante una evacuación organizada por ACNUR) cuando se produjo el asedio por parte del VRS serbio liderado por Ratko Mladić , incluso los musulmanes acusaron a su propio gobierno en Sarajevo de haber sacrificado Srebrenica por un fin superior no muy claro, o de haber dejado de lado a los musulmanes de Srebrenica en favor de Sarajevo.

mag0

Figura 1. Ejemplo IMINT  Imagen de satélite tomada días después de la masacre en los alrededores de Nova Kasaba, se observan áreas de tierra removidas (señaladas con flechas) que son consideradas fosas comunes.

En este contexto de asedio y barbarie, descrito muy someramente antes a modo de introducción, las técnicas SIGINT, y en particular las COMINT jugaron un papel fundamental, ya que muchas de las grabaciones realizadas por los operadores que monitorizaban las frecuencias del VRS terminaron siendo importantes pruebas judiciales en los procesos llevados a cabo contra sus responsables políticos y militares [PDF]. Por su naturaleza, a día de hoy no es muy fácil encontrar mucha información técnica precisa sobre SIGINT relativa a estos sucesos, bien por ser información reservada, o porque los medios de comunicación a veces encuentran complicado divulgar una información de carácter tan “técnico”.

Este artículo solo ha sido posible gracias a la investigación e ingente documentación aportada por los procesos abiertos por el TPIY, importantes trabajos sobre inteligencia en el conflicto de investigadores como el profesor Cee Wiebes y organismos como el NIOD, además de periodistas especializados que se jugaron la vida para que hoy podamos tener esta información, fuentes principales de las que he intentado extraer las partes más relevantes sobre los procedimientos y equipos usados en SIGINT por parte de los diferentes actores del conflicto, una especialidad esta que siempre se ha caracterizado por guardarse en el más estricto secreto, y que gracias a las citadas fuentes podemos por lo menos esbozar en este artículo, en el que nos centraremos principalmente en las capacidades COMINT del ARBiH y del VRS para nuestro caso de estudio.

Siempre se ha considerado que las capacidades armamentísticas, y por ende también de SIGINT del VRS y sobre todo del VJ (Ejército Yugoslavo) eran muy superiores a las del ARBiH, por ser éstos herederos directos del potente arsenal del antiguo JNA (considerado entre los tres ejércitos más fuertes de Europa en aquel tiempo), modernizado además a finales de los ochenta con programas específicos de SIGINT.

Entre otros equipos el VJ contaba con decenas de camiones de fabricación húngara para recolectar señales en movimiento y equipos Watkins Johnson WJ-8955 (2-1100 MHz) (ver catálogo [PDF]). También eran usados MIG-21 con capacidades específicas de SIGINT, barcos y drones, además de personal altamente cualificado y entrenado en SIGINT, potencial puesto después al servicio del VRS. Por su parte se sabe que el VRS tuvo también “pinchadas” las líneas telefónicas terrestres que unían Srebrenica con la sede del gobierno bosnio de Alija Izetbegovic, algo que les fue de mucha utilidad. El ARBiH por su parte parece que no dispuso de unidades de SIGINT móviles de ningún tipo y contó, como veremos, con recursos mucho más limitados que sus adversarios serbios.

No obstante las capacidades del ARBiH estuvieron a la altura de las circunstancias teniendo en cuenta las dificultades logísticas y de recursos a las que se vieron abocados durante el asedio del área de Srebrenica y su posición inicial de desventaja con respecto al VRS y el VJ. Debemos saber, por ejemplo, que el acceso a generadores de electricidad para la carga de baterías de equipos de radio portátiles (en algunos casos transportados al enclave por helicópteros), cintas de grabación vírgenes para los puestos de escucha o  incluso al agua potable eran muy complicados en ciertos momentos para el ARBiH, de hecho incluso recurrieron en algunos casos a “pinchar” la red eléctrica de los cascos azules destacados allí como método de obtener energía. En Srebrenica y otros enclaves bosnios se usaron equipos transceptores de HF y VHF como los RUP-20 y RUP-12 (información sobre equipos de radio militares yugoslavos en Cryptomuseum) de fabricación yugoslava que estaban constantemente monitorizados por el COMINT del VRS. También se conoce el uso de modos PACTOR por parte de la 28 División del ARBiH en el enclave de Srebrenica para recibir órdenes e información desde Sarajevo.

mag1

Figura 2. Equipo RUP-12 VHF (30-70 MHz) fabricados en Banja Luka. Fuente Cryptomuseum.

Aunque se utilizaban ciertos métodos de cifrado, se sabe que eran criptográficamente débiles (de hecho, parece que se utilizó una simple calculadora para romperlo) y el VRS siempre tuvo acceso a mucha de la información transmitida por radio, no así al contrario. De hecho, el ARBiH fue alertado de esta circunstancia desde Tuzla en varias ocasiones antes del ataque de Srebrenica, y se recomendó reducir estas transmisiones al mínimo imprescindible, cambiar las claves y frecuencias de operación e implementar un cifrado más robusto. Destacar que muchas de estas unidades, como se ha dicho, fueron introducidas por aire de forma clandestina en el área de Srebrenica, ya que en virtud del acuerdo de la ONU se suponía que era una “zona desmilitarizada”.

(Esperamos que toda este información les haya parecido tan fascinante como a nosotros. En breve, la segunda parte. Les gustará).

Comments

  1. Excelente post David. Siendo yo mismo ciudadano Bosnio (permanecí durante toda la guerra en Bosnia) y bastante interesado en las operaciones militares, desconocía que este tipo de estrategias se hayan usado durante la guerra.

    Un saludo

  2. http://RadioHacking says

    Muchas gracias Nedim, me alegra mucho saber que te ha gustado cuando lo has vivido tan de cerca. Como sabes no son temas fáciles de tratar. El SIGINT no suele ser algo de lo que se hable mucho, aunque como es el caso, sea tan relevante de cara a las operaciones militares.
    Saludos.