1984 – La ficción de Orwell en la actualidad

img1Imagino que los lectores conocerán esta gran obra de George Orwell, y que trágicamente vemos día a día como se entrelazan en nuestra vida los tejemanejes del Partido que Orwell expone de un modo premonitorio en su obra. ¡Al que no conozca esta obra maestra, que deje todo lo que está haciendo y consiga un ejemplar para su lectura y asimilación inmediatamente!

Cada día tenemos más ojos pegados a nuestra nuca, y a pesar de que todos somos conscientes, todos necesitamos un kick a lo inception para despertarnos de nuestro letargo, pasotismo, indiferencia o como queramos denominar el que no actuemos en contra de esta situación. En mi caso, soy una persona bastante consciente de esto, y no suelo dejar demasiado rastro por el mundo, pero soy usuario de Google, uno de los ministerios de nuestro 1984 personal… uno de los más ávidos de información.

Mi kick, esta vez –sí, ya llevo algunos– ha sido más bien una patada contundente en mis partes nobles, ya que me chocó descubrir unos anuncios muy personalizados a pesar de tomar precauciones en el día a día.
img2
Esta recomendación me llegó al alma, insisto, a través de una contundente patada en mis partes nobles. Describamos la escena.

En primer lugar encontramos un vuelo hacia Entzheim, seguramente disparado por mis recientes búsquedas de un vuelo hacia Alemania, y la mejor aproximación mediante ICE –El tren AVE alemán– con destino a una localidad “cercana” a Estrasburgo.

En la segunda viñeta podemos observar una oferta que ha sido disparada por mi reciente interés en la Proxmark que aparece en la misma.

Por último, pero no menos importante, y a mi entender lo más inquietante, una recomendación sobre un juego de granjas que probablemente haya sido disparado debido a que últimamente mi interés se ha focalizado en las granjas de caracoles, si, han leído bien, granjas de caracoles, negocio muy lucrativo, de relativo bajo coste y que proporciona una tranquilidad absoluta… Si diseñamos bien nuestro terreno de cría no tendremos problemas (¿algún lector ha tenido que perseguir a la carrera alguna vez a un caracol?), naturalmente siempre que no usemos ICS conectados a Internet para administrar a nuestros pequeños babosos, eso podría ser desagradable.

Este cómic proporcionado por Google me hizo pensar dos cosas: la primera, que necesitaba blindar más aún mis hábitos. Y la segunda, que la cría de caracoles será mi futuro, o en su defecto una bonita choza de ermitaño en medio de los Pirineos sin tecnología en casa, al más puro estilo Amish. Al menos no tendré que volver a afeitarme.

Así que voy a hablar un poco de como borrar lo que Google sabe de nosotros. Sí, hay infinidad de artículos que hablan de lo mismo, pero no contienen una prosa tan centrada en la cría de moluscos gasterópodos ni la gran obra de Orwell, y mucho menos una mezcla de ambas.

Buceando en los menús de privacidad de nuestra cuenta de Google encontramos diversos rinconcitos donde los secuaces del “Partido” esconden esos botones que son dignos del Miniver, así que, para que este artículo pueda resultar en un mínimo de utilidad, les facilitaré estos atajos para que no tengan que perder tiempo descubriendo los mismos.

Todos estos links deberemos visitarlos previo login en nuestra cuenta de Google, en caso de que no estemos correctamente logueados ya.

Historial de búsquedas

Aquí podremos ver, en un bonito cronograma de todas las búsquedas que hayamos realizado desde nuestra cuenta de Google y resulta curioso ver todo lo que se almacena en él. Para eliminar los datos solamente hará falta hacer click en “Eliminar actividad por” y en hoy, seleccionar ”Todo el período”. Nos pedirá confirmación y nos comunicará que lo que estamos haciendo matará múltiples caracoles con cara de gatito, ¡no se dejen engatusar!

Lo que los anunciantes saben de nosotros

Aquí es donde desactivaremos lo que Google comparte de nosotros con los anunciantes. Pondremos el switch de “Anuncios basados en tus intereses” en NO. Nuevamente nos aconsejará que no hagamos eso, pero sin miedo. Una vez que hayamos desactivado esto nos comunicará que se han desactivado correctamente mediante un mensaje modal, en él nos dará dos opciones: “HE TERMINADO” y “CONTROLAR LOS ANUNCIOS CON SESIÓN CERRADA”. Pulsaremos a este último y repetiremos la operación. ¡Listo!

Nuestra huella por el mundo

Aquí será tan simple como pulsar “PAUSAR HISTORIAL DE UBICACIONES”, y nuevamente hacer caso omiso de las súplicas presentadas. Con esto Google dejará de registrar dónde hemos estado.

Aplicaciones con permiso de acceso a nuestros datos

En esta sección podremos ver que aplicaciones tienen acceso a los datos de nuestra cuenta. Deberemos “QUITAR” cualquiera que no reconozcamos o ya no queramos que tenga estos permisos.

Borrar servicio innecesarios

Aquí es donde renunciaremos finalmente a determinados servicios prestados por Google. Solo deberemos pulsar la papelera a la derecha del servicio que no nos interese.

Historial de Youtube

Como extra, también podremos eliminar nuestra actividad de visionado de Youtube.

Revisión de estado

En este enlace encontraremos un resumen del estado general de todos los pasos que hemos seguido anteriormente. Aquí será conveniente que repasemos que efectivamente se ha aplicado la “PAUSA” a todos los servicios que desactivamos.

Google+

¿Alguien usa esto? Pues bien, como dudo que el lector que haya llegado a este paso esté interesado en mantener su cuenta de G+ activa, si es que la tenía, será tan simple como una vez en el panel de downgrade ir hasta el final de la página, marcar la casilla de requerido y hacer click en “Eliminar servicios seleccionados”. Por último deberemos continuar por los pasos que nos indica el asistente y habremos terminado.

El Googlegedón

Antes de marchar para no volver, quizá deseemos recuperar todos los datos que la plataforma tiene almacenada de nuestra propiedad y para ello disponemos del servicio Takeout. Aquí podremos seleccionar que queremos descargar. Una vez realizada la descarga, será hora de proceder con el Googlegedón pulsando el enlace del título. ¡PUUUUM!

Cada uno de estos cuartos en el laberinto de las preferencias de Google despojará un poquito de nuestra información al “Gran Hermano”. Y si aún no están del todo seguros, pueden acompañarme en esa gran aventura, que es: “La cría de caracoles en tiempos del Gran Hermano”.

Happy farming!

José González – @bitsniper

Comments

  1. http://Juancar says

    Todo eso hará que Google no te siga APARENTEMENTE