Adeona

Últimamente parece que estemos un poco obsesionados con la seguridad alrededor de los portátiles. Han habido varios posts al respecto. Hemos hablado del auge de su protagonismo como activos a proteger, por el aumento de la extensión de su uso, no sólo por parte de gerentes y ejecutivos —que transportan en ellos información muy confidencial de sus organizaciones— sino también por técnicos y comerciales. También hemos hablado de medidas de seguridad proactivas que se les pueden aplicar: cifrado del disco, protección de acceso, etc.

La cuestión es que es un hecho que los portátiles son activos muy «golosos» para los amigos de lo ajeno, ya sea por el valor económico del dispositivo como tal o por el valor de la información que en él reside (en la mayoría de los casos, infinitamente superior). Buceando por la red me he encontrado con otra medida de seguridad pensada para estos dispositivos (aunque puede ser aplicada de igual manera a ordenadores de sobremesa o servidores), en este caso de tipo reactivo. Quizás alguno de ustedes la conozcan. Se trata de Adeona, una solución open source desarrollada por miembros de la Universidad de Washington en colaboración con participantes de la Universidad de California San Diego y la Universidad de California Davis. Esta herramienta permite trazar la localización de un portátil perdido o robado con la simple instalación de un pequeño software cliente (e incluso fotografiar al ladrón, en ciertos casos), y sus autores están trabajando para llevar esta herramienta al iPhone, «teléfono» que no dudo que tiene su buena tasa de robos.

Entre otras, la herramienta tiene algunas características que la hacen interesante, como que no precisa de un servicio centralizado y propietario para la localización del dispositivo, y preserva la privacidad del propietario del portátil, pues sólo éste puede revisar las pistas de localización del portátil, que permanecen cifradas. Y es open source y gratuita, lo que asegura en gran medida que Adeona no hace cosas que «no debe».

Desgraciadamente, hoy por hoy, la versión disponible de Adeona no es a prueba de balas. Es inútil si la persona que sustrae el dispositivo lo destruye o desensambla, si lo formatea, le impide conectarse a Internet, o incluso si desinstala el agente. Pero contra aquellos «sujetos» poco duchos en informática que lo roban con el único propósito de venderlo bajo mano, sin más complicaciones, o para aquellos que deciden «fisgonear» por el contenido del dispositivo una vez robado, puede ser altamente efectivo. Les recomiendo que le peguen un vistazo.

Comments

  1. Los que usamos Linux lo tenemos todo perdido porque lo primero que haran será formatearlo… En cuanto a los usuarios de windows, o lo configuran con un usuario que inicie sesión de forma automática y sin contraseña o tampoco tendrán mucha más suerte ¿no te parece?

  2. Evidentemente Adeona no es la panacea, ni muchísimo menos. Tómalo como una línea interesante de trabajo, pero manifiestamente mejorable. Como comenta gente en la sección de FAQs, ¿cómo puede tener un uninstaller?