Funeral por el USB, el móvil está aquí.

truecryptYa lo hemos comentado otras veces: uno de los principales problemas en las organizaciones es el uso de soportes extraíbles tales como USBs, CDs o DVDs. A menudo la información sale y entra de la organización sin que haya ningún tipo de control sobre ella, y teniendo en cuenta que los dispositivos USB cada vez son más pequeños y tienen mayor capacidad, la verdad es que puede llegar a ser es un problema. Probablemente cualquiera de ustedes se habrá visto en esa situación en la que no sabe dónde está ese USB que necesita para llevarse a casa un informe, una oferta, o similar; y lo peor no es eso, sino que además de no saber dónde está el USB (probablemente en cualquier rincón de su cajonera, de la cajonera de un colega, perdido por casa o peor, en la mochila o estuche de su hijo), ignora qué contenía y para qué lo utilizó la última vez, ya que hace mucho que no lo utilizaba.

Les voy a dar una buena noticia, sobre la que cada vez tengo menos dudas: dentro de unos años los USBs dejarán de utilizarse. Pero al mismo tiempo, tengo que darles una mala: en su lugar, utilizaremos los dispositivos móviles, que cada vez traen tarjetas de memoria de mayor capacidad; el Nokia N85 que tengo trae ya 8 GB, lo cual es más que suficiente para almacenar cualquier tipo de archivos, y la mayor parte de los móviles de nueva generación traen capacidades de almacenamiento inimaginables hace tan sólo un lustro.

Indudablemente, esto tiene una ventaja, derivada de la dependencia que solemos tener de nuestro móvil. Uno no pierde el móvil así como así, ni lo va dejando por cualquier parte olvidado; por lo general, el que más y el que menos está colgado pendiente de su dispositivo móvil, ya sea personal o corporativo. Además, el hecho de que contenga información personal que no nos gustaría perder (ya sean fotos, la agenda, los SMS, etc.), es otro factor a favor. Si somos un poco sinceros, admitiremos que para mucha gente es más importante su agenda de contactos de amigos, familiares y conocidos, que el informe de ventas del mes pasado, lo cual es algo normal. En definitiva, migrar del USB al móvil plantea numerosas ventajas en seguridad, y personalmente, les recomiendo que si no lo han hecho ya, lo hagan (si su dispositivo móvil se lo permite): destruyan ese USB y utilicen su móvil.

Pero todo no van a ser ventajas. Primero, es que una característica intrínseca al móvil es que te acompaña a todas partes; a diferencia del USB, lo llevas tanto en el trabajo, como en un partido de fútbol, en una reunión familiar, en el cine o en una despedida de soltero. No se separa de ti (o mejor dicho, tú no te separas de él), y eso significa que la probabilidad de perderlo también aumenta, y sobre todo en entornos “no controlados”. Tampoco hay que olvidar que un móvil es más “goloso” para los amigos de lo ajeno, sobre todo si nos vamos a Blackberry, iPhone u otras virguerías, mientras que un USB no suele llamar la atención y es mucho menos llamativo (y voluminoso, por lo que tomando un café o cenando no lo sacas del bolsillo).

Entonces, ¿qué hacemos? Les voy a decir lo que hago yo. Como les he recomendado, utilizo el móvil, donde he creado una unidad Truecrypt (Kriptópolis tiene un excelente tutorial introductorio) de 1GB donde almaceno todo tipo de información que necesito llevar a casa para trabajar con ella. En casa tengo instalado también Truecrypt, por lo que con esta medida tan simple me aseguro de que la información viaja en un dispositivo del que estoy permanentemente pendiente, y siempre lo hace cifrada. Si pierdo el móvil, nadie podrá recuperar nada, pero al mismo tiempo tengo la “funcionalidad USB” que es lo que quiero, sin necesidad de utilizar soportes que en cualquier momento mi cabeza puede decidir olvidar. En mi caso, no se trata de que la información esté permanentemente cifrada, tanto en la empresa (que ya tiene sus propios controles de acceso) como fuera, sino que cuando traslado información fuera de la empresa, lo haga en un contenedor seguro.

Como nota final, les tengo que confesar que me asombra bastante la poca utilización de este tipo de soluciones que existen en las organizaciones, y más teniendo en cuenta la sencillez de utilización del Truecrypt. Entiendo que el cifrado tiene sus reticencias entre mucha gente, absolutamente lógicas: ¿qué pasa si olvido la contraseña? ¿quién debe conocerla? ¿qué pasa si se corrompe un sector del disco?, pero en este caso, en el que se le da un uso para “traslados” temporales de la información, no son preguntas a considerar (es decir: la contraseña no se te olvidará de un día para otro, y si una copia relativamente reciente de la información está en los sistemas corporativos, importa poco que sólo tú conozcas la contraseña o se corrompa el sistema de ficheros de tu dispositivo móvil).

Estimo que costaría muy poco dotar a los equipos de los principales responsables de una organización de Truecrypt, crearles una unidad en sus dispositivos móviles y formarles en el uso de la herramienta, cuyo uso es intuitivo y muy sencillo. Después de todo, si a la entrada reciben formación sobre el uso de las herramientas de negocio corporativas (ya sea SAP, AS/400, Lotus Notes o similar) y nadie se queja de que son muy complicadas o que les molestan para trabajar, ¿porqué no incluir entre ellas Truecrypt?

Comments

  1. http://Felipe says

    Buenísimo post. Felicidades

  2. http://Damià%20Soler says
  3. http://Lucer says

    Si, pero la ventaja intrinseca de las memórias USB, es que tienen un cabezal que enganchas al puerto y listo. Los móbiles requieren de al menos un cable o adaptador y no es tan sencillo (en algunos casos hasta se necesitan drivers)

  4. Lucer, es cierto que las memorias USB tienen esa comodidad, pero con disponer de un par de cables, uno para la oficina y otro para casa, suele ser suficiente. En cualquier caso, estoy en todo momento hablando de entornos Windows, que suelen ser los habituales para directivos, ya que en entornos Unix o Linux este tema puede ser algo más complejo.