Fabricando un hoax

Ya dijimos en el anterior post de la serie que íbamos a fabricar un hoax; lo primero que queremos hacer es tocar la fibra sensible. ¿El dinero? No, la salud :) Queremos convencer a nuestros objetivos que correr más de diez kilómetros al día es perjudicial para ellos, aplicando algunas técnicas de persuasión sobre esta idea…

La primera, autoridad: que correr es malo no lo digo yo, que no me gusta el deporte, sino que lo dice un afamado médico especializado en la materia: el Dr. James Hetfield (que en sus ratos libres canta en un grupo amateur que está empezando en esto de la música y se llama Metallica… no sé si con ese nombre triunfarán algún día ;).

Este médico, que es el que opina que correr más de diez kilómetros al día es perjudicial para la salud, trabaja en un centro de reconocido prestigio como el UPMC (University of Pittsburgh Medical Center), un centro estadounidense real y, por lo que parece, de lo mejorcito en Medicina del Deporte (Google says). Estas son sus palabras iniciales:

El Dr. James Hetfield, del University of Pittsburgh Medical Center, ha realizado las siguientes declaraciones:

“El hecho de que un ser humano corra más de diez kilómetros al día no sólo es perjudicial para su estado físico de salud inmediato —cansancio extremo, agujetas, tirones…— sino también para su salud a medio o largo plazo. Desde que abandonamos las cavernas y nos adaptamos a una vida sedentaria, el ser humano está preparado para caminar pequeños tramos -menos de cinco kilómetros es la distancia asumible- y, en ningún caso, para desplazarse a una velocidad significativa más de diez kilómetros. Distancias superiores tendrán un efecto negativo en la salud del individuo que no podrá ser tratado de forma alguna con el conocimiento médico actual”.

¿Qué, queda creíble? Démosle alguna vuelta más. Ya tenemos el toque de autoridad, gracias a nuestro doctor; démosle unos toques de experiencia y respaldo de terceros; en primer lugar, añadiremos a nuestro bulo un párrafo determinante, y es que el doctor Hetfield es un experto internacional en medicina del deporte, y además -respaldo de terceros- sus investigaciones se han publicado en la prestigiosa revista Nature. El bulo quedaría más o menos así:

“El Dr. James Hetfield, del University of Pittsburgh Medical Center, es internacionalmente reconocido como una de las autoridades en materia de Medicina del Deporte. Entre sus investigaciones, que han sido publicadas en las más prestigiosas revistas científicas, destaca su último artículo en Nature: “Why I won’t run a marathon”, en el que prueba de manera irrefutable los perjuicios para la salud que implica correr más de diez kilómetros diarios. Así, este prestigioso científico afirma lo siguiente:

El hecho de que un ser humano corra más de diez kilómetros al día no sólo es perjudicial para su estado físico de salud inmediato —cansancio extremo, agujetas, tirones…— sino también para su salud a medio o largo plazo. Desde que abandonamos las cavernas y nos adaptamos a una vida sedentaria, el ser humano está preparado para caminar pequeños tramos -menos de cinco kilómetros es la distancia asumible- y, en ningún caso, para desplazarse a una velocidad significativa más de diez kilómetros. Distancias superiores tendrán un efecto negativo en la salud del individuo que no podrá ser tratado de forma alguna con el conocimiento médico actual”.

Creíble, ¿no? Sigamos. Vamos a ponerle más azúcar a nuestra mentira.

Acerquémonos al mundo real; si no basta con dar nombre y apellidos de nuestro doctor, podemos incluir algunos ejemplos —con nombre y apellidos— de gente que no ha hecho lo que debía… Aunque podríamos dar nombres reales de fallecidos en maratones, por motivos éticos nos los vamos a inventar directamente —esto queda menos creíble, porque no podemos referenciar en páginas reales a las noticias de estos sucesos—. Así, por ejemplo, nos inventamos a Ron Smith, que falleció en 2011 a causa de un paro cardiaco cuando corría la la maratón de Londres, o el de Ben Hays, que acudió a la consulta del doctor Hetfield pero nada se pudo hacer por su vida…

Además, rizando el rizo, podemos incorporar aspectos comparativos y de simulación: más de la mitad de corredores de maratón sufrirá un percance significativo durante su vida deportiva, y al menos un cinco por cien fallecerá a causa de las carreras… si usted no deja de correr, puede sucederle algo similar…

“Según se recoge en su artículo de la prestigiosa revista científica Nature , el Dr. Hetfield ha tratado casos extremos en los que nada se ha podido hacer por la vida del paciente; cita a Ron Smith, fallecido en 2011 a causa de un paro cardiaco mientras disputaba la maratón de Londres, o el de Ben Hays, corredor neoyorkino que acudió a la consulta del Dr. Hetfield con síntomas graves de agotamiento y del que nada se pudo hacer por su vida. “Sin duda, este último caso, ha sido uno de los más traumáticos de mi carrera”, afirma el doctor.

Junto a estas declaraciones, Hetfield afirma que la probabilidad de que un corredor habitual sufra percances serios durante su vida deportiva se acerca al 50% y, adicionalmente, la probabilidad de fallecimiento antes de los cincuenta años ronda el 5%; en palabras del prestigioso científico, “si una persona no reduce su actividad deportiva y se acomoda en una vida más sedentaria, es muy probable que antes de cumplir sesenta y cinco años sufra un percance serio”.

Parece que esto es creíble, ¿verdad? Acabemos de una vez: unos toques de sugestión y automonitorización: si usted corre más de diez kilómetros diarios y ronda los cuarenta, deje de hacerlo… Además, ofrezcamos una recompensa, no monetaria pero sí asociada a la salud: el agradecimiento por dejar de correr…

“A preguntas de los numerosos periodistas que se congregaron en la sala de prensa del Hospital donde el Dr. Hetfield dirige la unidad de Medicina del Deporte, sus consejos fueron claros: vigílese. Si usted tiene más de cuarenta años y corre más de diez kilómetros diarios, deje de hacerlo. Su salud se lo agradecerá a medio y largo plazo. No deje de hacer deporte, simplemente deje de hacer un deporte que su organismo considera extremo, aunque usted no lo considere así”.

Tenemos en este hoax diferentes estrategias de persuasión de las identificadas inicialmente; resumiendo, hemos incluido autoridad, experiencia, respaldo de terceros, acercamiento al mundo real, aspectos comparativos, simulación, sugestión, automonitorización y, finalmente, recompensa. Un total de nueve estrategias de las quince identificadas inicialmente… No está mal, ¿no? Tampoco se trata de sobrecargar nuestro hoax, que finalmente quedaría así:

“El Dr. James Hetfield, del University of Pittsburgh Medical Center, es internacionalmente reconocido como una de las autoridades en materia de Medicina del Deporte. Entre sus investigaciones, que han sido publicadas en las más prestigiosas revistas científicas, destaca su último artículo en Nature: “Why I won’t run a marathon”, en el que prueba de manera irrefutable los perjuicios para la salud que implica correr más de diez kilómetros diarios. Así, este prestigioso científico afirma lo siguiente:

El hecho de que un ser humano corra más de diez kilómetros al día no sólo es perjudicial para su estado físico de salud inmediato —cansancio extremo, agujetas, tirones…— sino también para su salud a medio o largo plazo. Desde que abandonamos las cavernas y nos adaptamos a una vida sedentaria, el ser humano está preparado para caminar pequeños tramos -menos de cinco kilómetros es la distancia asumible- y, en ningún caso, para desplazarse a una velocidad significativa más de diez kilómetros. Distancias superiores tendrán un efecto negativo en la salud del individuo que no podrá ser tratado de forma alguna con el conocimiento médico actual.

Según se recoge en su artículo de la prestigiosa revisa científica Nature, el Dr. Hetfield ha tratado casos extremos en los que nada se ha podido hacer por la vida del paciente; cita a Ron Smith, fallecido en 2011 a causa de un paro cardiaco mientras disputaba la maratón de Londres, o el de Ben Hays, corredor neoyorkino que acudió a la consulta del Dr. Hetfield con síntomas graves de agotamiento y del que nada se pudo hacer por su vida. “Sin duda, este último caso, ha sido uno de los más traumáticos de mi carrera”, afirma el doctor. Junto a estas declaraciones, Hetfield afirma que la probabilidad de que un corredor habitual sufra percances serios durante su vida deportiva se acerca al 50% y, adicionalmente, la probabilidad de fallecimiento antes de los cincuenta años ronda el 5%; en palabras del prestigioso científico, “si una persona no reduce su actividad deportiva y se acomoda en una vida más sedentaria, es muy probable que antes de cumplir sesenta y cinco años sufra un percance serio.

A preguntas de los numerosos periodistas que se congregaron en la sala de prensa del Hospital donde el Dr. Hetfield dirige la unidad de Medicina del Deporte, sus consejos fueron claros: vigílese. Si usted tiene más de cuarenta años y corre más de diez kilómetros diarios, deje de hacerlo. Su salud se lo agradecerá a medio y largo plazo. No deje de hacer deporte, simplemente deje de hacer un deporte que su organismo considera extremo, aunque usted no lo considere así”.

¿Bien? ¿Creíble? Evidentemente podríamos mejorarlo: aparte de fallecimientos reales referenciados en nuestro bulo, podríamos hacer la página de una revista de salud inventada (Sport & Health Survey podría ser el título), o incluso buscar un doctor real y atribuirle declaraciones que no ha hecho —algo que ya se ha utilizado en otros bulos, incluyendo no sólo el nombre sino la foto del doctor—. No obstante, tampoco se trata de rizar el rizo ahora, así que para ver si lo que tenemos es creíble y la gente lo reenvía, la forma de comprobarlo será, obviamente, distribuirlo a través de Internet, con algún tipo de mecanismo de control que nos permita analizar si el bulo se difunde, si la gente lo reenvía, dónde, cuándo… en fin, todo eso, que detallaremos en próximos posts :)

Comments

  1. De momento, ya está colgado en Facebook. A ver cuántos contactos pican…

  2. Interesante experimento, aunque creo que te ha quedado un poco largo. La gente no lee tanto.
    Además, ¿cuanta gente tienes en tu libreta de direcciones que no sean ‘técnicos’? ;)

  3. Siento decir que esto fue refutado en noviembre del 2013 por el Dr. Lars Ulrich del University College Lillebaelt de Dinamarca en su articulo en el International Journal of Medical Sciences titulado “10 km om dagen? J. Hetfield sgu ingen anelse”.

  4. http://Antonio%20Villalon says

    Manolo, ya contarás si alguien dice cosas :)
    Juan, largo sí… pero quien se lo lea hasta el final tendrá premio… Ah, no tengo mucha gente no técnica en mi agenda, pero con un par de contactos te aseguro que se propaga por internet… Todos tenemos el amigo/familiar/conocido que reenvía TODO lo que le llega… casualmente la otra noche, justo al escribir el anterior post, me volvió a llegar… el del niño con leucemia!!! :(
    Ash, voy a buscar en google al Dr. Lars Ulrich, a ver la sorpresa :)

  5. http://Antonio%20Villalon says

    Ash, estos de Metallica tienen tiempo pa to!!!! Así no van a triunfar en la vida :)