VoIP: una breve introducción

En las ultimas décadas, el mercado de las redes de comunicaciones es uno de los que ha obtenido un mayor avance, debido principalmente a varios motivos, como son (a) la total generalización del uso del protocolo IP que ha posibilitado la difusión de servicios como el correo electrónico o el acceso a web hasta el usuario final, y (b) la apertura de la industria a las nuevas tecnologías, que ha llevado a un sistema flexible de transmisión de datos y a la aparición de tecnologías de comunicaciones ópticas, lo que a su vez ha incrementado el ancho de banda disponible para las comunicaciones.

Principalmente, las redes desarrolladas a lo largo de los años para transmitir voz se basan en el concepto de conmutación de circuitos, es decir, que la realización de una comunicación entre el emisor y el receptor requiere el establecimiento de un circuito físico durante el tiempo que dura ésta. Esto significa que los recursos que intervienen en la realización de una llamada no pueden ser utilizados en otra hasta que la primera no finalice, incluso durante los silencios que se suceden dentro de una conversación típica, por lo que las redes de conmutación de circuitos hacen un uso ineficiente de los recursos.

[Read more…]

La convergencia de la seguridad (I)

Como les adelanté el pasado 28 de enero, nuestro compañero Antonio Villalón —que debería prodigarse más por estos lares— participó vía videoconferencia en el I Foro Latinoamérica Sistemas, Tecnología, Comunicaciones. A continuación, y a la espera del video de la ponencia, tienen el documento de la presentación que realizó, que pueden bajarse si lo desean de su página personal (donde encontrarán material adicional), o de este enlace (PDF, 360Kb).

El Talón de Aquiles del estandar 802.11i: Proceso de autenticación PSK (II)

Si leyeron la entrada de ayer, nos quedamos preguntándonos por los elementos que se utilizan para construir la PMK. La respuesta es muy sencilla: la contraseña precompartida, el ESSID del AP, la longitud del ESSID, y un barajado de 4096 procesos. Todo ello es generado por una función matemática llamada PBKDF2 (PBKDF2 es una función de PKCS #5 v2.0: Password-based Cryptography Standard) ofreciendo como resultado una clave PMK de 256 bits:

PMK = PBKDF2 (Frase secreta, ESSID, Long(ESSID), 4096, 256)

Una vez obtenida esta clave, comienza el proceso de autenticación con el AP al que se denomina 4-Way Handshake, o saludo inicial, que se puede ver en la imagen al final del post. En ese proceso, tanto la estación como el AP generan la PTK y la GTK utilizadas para cifrar los datos, siendo ambas diferentes en cada sesión.

[Read more…]

El Talón de Aquiles del estandar 802.11i: Proceso de autenticación PSK (I)

[N.d.E. Comenzamos con esta entrada una serie de tres artículos, de cierto nivel técnico, en relación con WPA, concretamente con WPA-PSK. Los dos primeros posts están dedicados a la exposición teórica del problema, mientras que los dos últimos entrarán en detalles prácticos. Para aquellos menos introducidos en temas WiFi, les prometo un artículo en breve describiendo los conceptos relacionados con esta tecnología.]

El método empleado por WPA para autenticar a las estaciones WiFi supone uno de los puntos débiles de este protocolo de seguridad, como veremos a continuación. Por lo que respecta a la autenticación, en función del entorno de aplicación, es posible emplear dos modos de autenticación diferentes WPA-PSK (Pre Shared Key) o WPA-EAP (Extensible Autentication Protocol).

En entornos personales, como usuarios residenciales y pequeños comercios, se utiliza WPA con clave pre-compartida o también llamada WPA-PSK y autenticación IEEE802.1X. En estos entornos no es posible contar con un servidor de autenticación centralizado, tal y como hace la autenticación EAP. En este contexto, WPA se ejecuta en un modo especial conocido como “Home Mode» o PSK, que permite la utilización de claves configuradas manualmente y facilitar así el proceso de configuración del usuario domestico.

[Read more…]

Security thru obscurity en el sector de la automoción

Probablemente conozcan un principio utilizado principalmente en el mundo de la seguridad informática, denominado «Seguridad por oscuridad», que es la traducción del homólogo inglés «Security thru obscurity«. Básicamente, consiste en ocultar los detalles de diseño e implementación —entre otros— de un programa o dispositivo, consiguiendo (o pretendiendo conseguir, al menos) que el producto actúe como una caja negra y por tanto sus potenciales puntos débiles no puedan ser, o sean descubiertos. Pueden obtener más información de la Wikipedia [versión completa del artículo en inglés].

Por lo general, esta suele en la gran mayoría de los casos, una mala política, porque con lo ancha y vasta que es Internet, siempre hay alguien que acaba descubriendo esos puntos débiles. Entonces es cuando decimos que una vulnerabilidad esta siendo explotada «in the wild» (y eso suele ser malo). Es decir, que gracias a las prácticas oscurantistas de la compañía X, el servidor del señor Juanito queda expuesto a los ataques del señor Luisito, que conoce los problemas de seguridad que la companía X ya sabe pero no quiere decir. Ya se imaginan el resto.

Y esto venía a cuento porque la semana pasada, viendo la televisión, aparecía en un programa un sujeto cuya cara aparecía convenientemente oculta, mostrando diversos métodos para robar coches, todos ellos (los métodos) aparentemente muy sencillos y de fácil aplicación (aunque les confieso que no me he puesto a ello ni tengo intención de hacerlo, la verdad; yo ya tengo coche y a mi lo ajeno me produce mucho respeto). Y lo que ví, aparte de mostrarme —como era de esperar— que lo que les he contado en el primer párrafo no sólo se aplica en el ámbito de la informática, sino que se encuentra en otros muchos ámbitos de la «vida real», me dejó con la duda de si los dueños de Audis TT —por ejemplo— son convenientemente informados de las «vulnerabilidades» que tienen sus automóviles en cuestión de seguridad y finalmente, si, oponiéndome al principio que les comentaba, yo debería decirles aquí cómo robar un Audi TT.

Como era de esperar, he decidido que no. Primero, porque me da cosilla hacerlo. Y segundo, porque sin una prueba de concepto, a ver quién se lo cree.

Nada más. Como siempre, pasen un buen fin de semana.

Cursos y certificaciones para profesionales TIC

Para aquellos profesionales que estén buscando ampliar conocimientos (o gestores intentando exprimir el presupuesto departamental) y hayan pensado en realizar alguna certificación o curso, a continuación se proponen un listado de las principales certificaciones relacionadas, directa o tangencialmente, con el área de la seguridad informática. No están todas las que son, pero sí son todas las que están:

  • ITIL. Marco de trabajo de las mejores prácticas destinadas a facilitar la entrega de servicios de tecnologías de la información (TI) de alta calidad. Ofrecido por la OGC británica (Office of Government Commerce UK).
  • CISSP (Certified Information Systems Security Professional) de ISC2, certificación de seguridad independiente. Trata de abarcar diversos dominios de seguridad TIC, desde controles de acceso a criptografía o continuidad de negocio.
  • [Read more…]

In God Google we trust

[Hemos decidido, para incrementar la participación en el blog, abrir de manera indefinida los comentarios, de modo que ya no es necesario estar registrado para realizar un comentario sobre una entrada. Por supuesto, aquellos usuarios registrados pueden seguir comentando como usuarios registrados. Esperamos que esto les motive a dejarnos sus opiniones.]

Ayer por la mañana amanecí con la noticia de FACUA de que «Protección de Datos confirma que la lectura de los correos de los usuarios para mostrarles publicidad personalizada vulnera la legislación española y comunitaria«, en patente referencia a Gmail. Esta misma noticia también ha aparecido en ALT1040, EuropaSur, y seguramente a estas alturas habrá aparecido ya en muchos otros sitios. He demorado este comentario por tres razones: la primera, por falta de tiempo; la segunda, porque Fernando se me adelanto con la entrada a propósito del escándalo de Société Générale (entrada que quizá no he dejado reposar demasiado); y la tercera, para poder encontrar argumentaciones convincentes, aunque a muchos no se lo parecerá.

Y es por esta tercera razón por donde voy a empezar, porque está claro que GMail es actualmente y con toda probabilidad el mejor sistema de correo electrónico gratuito que existe. Es eficiente, es rápido, está bien pensado y tiene una capacidad con la que, como bien publicitan, probablemente no te haga falta borrar un correo nunca más. Por ello, no es extraño que cualquier comentario en contra de GMail suela despertar un aluvión de críticas; es en mi opinión algo razonable; y es que como ya hecho en anteriores ocasiones, insisto que a título personal, soy un usuario de Google y GMail.

Lo que voy a hacer a lo largo de esta entrada es destacar algunos puntos que me parecen de interés en relación con GMail (aunque asumo que puedo estar equivocado en más de uno), y que intentan mostrar que no porque un servicio sea bueno y gratuito hemos por ello de venderle nuestra alma; Google no es al fin y al cabo una ONG ni una «Fundación por un correo electrónico mejor», sino una empresa que presta un servicio con el cual hace negocio, y eso al menos debería mantener alerta nuestro espíritu crítico; piensen qué pasaría si Telefónica adoptase algunas de las políticas de Google en cuestión de privacidad (y no, el nivel de satisfacción del usuario no es un factor a considerar en la gestión de los datos de carácter personal, o DCP en adelante). Antes de empezar, advierto que quizá esta entrada sea algo larga, pero creo (es más una esperanza que un creencia) que no se les hará pesada:

[Read more…]

Con eMas no habría pasado…

[Actualización 29/01: Hemos decidido, para incrementar de alguna manera la participación en el blog, habitualmente escasa como pueden apreciar, abrir de manera indefinida los comentarios, de modo que ya no es necesario estar registrado para realizar un comentario sobre una entrada. Por supuesto, aquellos usuarios registrados pueden seguir comentando como usuarios registrados. Esperamos que esto les motive a dejarnos sus opiniones, que les aseguro estamos ansiosos por escuchar.]

No es mi intención trivializar el caso, todo lo contrario, y sobre todo si tenemos en cuenta su magnitud económica. Pero el caso de la Société Générale (y la que está cayendo) ha vuelto a poner encima de la mesa la necesidad cada vez mayor de implantar sistemas de monitorización de las actividades de negocio de las organizaciones, y sobre todo de aquellas que pueden poner en peligro su estabilidad financiera, como ha ocurrido en el caso que nos ocupa.

Con independencia de que la versión que se ha dado de lo ocurrido me resulta realmente difícil de creer (es decir, que una sola persona sea capaz, sin que nadie se entere, de cometer un fraude por una cantidad equivalente al 80% de los beneficios obtenidos por el BBVA el pasado ejercicio), este hecho nos pone delante de las narices la necesidad del control interno y la oportunidad de la implantación de normas equivalentes a la SOX (Sarbanes-Oxley Act) americana en el ámbito europeo; qué mejor momento que éste para exigirlo.

Es más, a mi modesto entender no debería tratarse de normativas sectoriales (como los acuerdos de Basilea en el sector financiero o Solvencia en el sector asegurador), sino que este tipo de regulación debería extenderse a cualquier sector de negocio, adaptándose a las características intrínsecas de cada caso. Los directivos de cualquier organización deben tener muy presente que la falta de control de factores de riesgo —ya sea un riesgo reputacional, el riesgo de una rotura de stock de un producto crítico, o el riesgo que puede estar asumiendo un comercial en una determinada operación de venta por alcanzar los objetivos de año— puede poner en peligro en un momento dado la continuidad en el mercado de su empresa, sin tener en cuenta posibles perjuicios para terceras partes (los clientes, por ejemplo) y responsabilidades de carácter penal para los implicados.

Tomen esto como una primera aproximación a temas que van cogidos de la mano: el análisis de riesgos, la monitorización de procesos y la continuidad de negocio. Aparte de eso, nada más; que les sea leve el lunes.

[N.d.E. Sin ánimo de hacer autobombo, algo a lo que como pueden ver en este blog no estamos acostumbrados (ni nos gusta, puedo añadir) «eMas» es un producto desarrollado por S2 Grupo y orientado a la monitorización de procesos y la gestión en tiempo real.]

[N.d.E. El próximo miércoles, nuestro compañero Antonio Villalón participará en el 1er Foro Latinoamericano STC a través de videoconferencia, con una ponencia en torno a la Convergencia de las Seguridades. Les seguiremos informando.]

Sistemas SCADA

¿Se acuerdan de aquella entrada sobre los potenciales problemas de seguridad (y sus consecuencias) de los sistemas SCADA? Aquel texto fue reproducido en Kriptópolis y despertó varias suspicacias por su aparente nivel de alarma; algunas de las quejas apuntaban al típico «no seamos paranoicos», al «estamos viendo fantasmas». Por supuesto, crear alarma injustificadamente no era ese el propósito de aquella entrada ni de ninguna otra.

Al parecer, según informa Steve Bellovin en su blog, y de acuerdo a información de la CIA, grupos de hackers han sido los responsables de la pérdida de fluido eléctrico en varias ciudades extranjeras, como parte de una trama dedicada a la extorsión. Me atrevo a decir que Barcelona no es una de ellas; eso sería genial como excusa desde algún punto de vista político, aunque sin duda traería mucha más cola desde otros; una cosa es tener problemas de dimensionamiento, y otra saber que tu red eléctrica está completamente a merced de los delincuentes; a mí al menos esto último me asusta mucho más. Como apunta Bellovin, aunque es obvio que las redes de este tipo de servicios no deberían estar conectadas a Internet, esto no siempre es posible; a veces por requisitos funcionales, y a veces incluso por un exceso innecesario de innovación y/o publicidad. Esta es sólo otra noticia más en relación con sistemas SCADA y cómo los problemas de seguridad tienen consecuencias en la vida real (ver opinión de Bellovin al respecto).

Por otro lado, si quieren leer una opinión algo más escéptica sobre estos ataques energéticos y las declaraciones de la CIA, les remito a la entrada de Bruce Schneier, con cuyas opiniones estoy últimamente en desacuerdo (véase su artículo sobre Wifis abiertas y lo que escribimos aquí sobre ello).

Y eso es todo; estamos estos días envueltos en S2 Grupo en un proceso de certificación de la ISO 9001 y recertificación de nuestro SGSI (ISO 27001), por lo que pueden imaginar que el tiempo que podemos dedicarles es más bien escaso (y aún así, aquí seguimos).

Como siempre, gracias por seguir leyéndonos, pasen un buen fin de semana y si es posible, nos vemos de nuevo el lunes.

Google lo sabe todo. Y no olvida.

Si siguen este blog, ya conocen nuestra pequeña y particular obsesión por Google (y si no, ya lo saben). Eso no quita, por supuesto, que un servidor (yo) utilice sus servicios tanto como lo necesite; el hecho de que Google conozca mis hábitos de navegación, tenga acceso a mi correo de Gmail, o sepa quién y cuando accede alguien a mi blog personal les confieso que no me quita el sueño; quizá porque asumo que no hay nada en todo ello que le pueda ser interesante a Google, más que desde un punto de vista publicitario (siempre por supuesto en un ámbito personal, ya conocen aquello de «en casa del herrero…»). También es cierto que en algún momento de mi vida tuve una relativa preocupación por la indexación y almacenamiento que este buscador realizaba de los grupos de discusión (Usenet News), debido a mi por aquel entonces habitual costumbre de enzarzarme en discusiones estériles y nada sensatas con otros usuarios de estos grupos. Eso y otras cosas hicieron que decidiese añadir una etiqueta CONTENT=»NOARCHIVE» a toda aquella información que vuelco en mi página personal; esto no evita que Google (y otros motores de búsqueda) indexe los contenidos, pero sí que los guarde en caché, dándome la libertad de poder eliminar o cambiar cualquier texto en cualquier momento. Claro que siempre quedan aquellos robots menos educados, o los servicios de lectura feeds, pero dejemos eso para otro momento.

En resumen, cuando uno dispone de un acceso total a los medios de publicación, tomar algunas precauciones es sencillo (y recomendable). Pero esto cambia radicalmente cuando es un tercero quien publica estos datos. Entonces, esta información está accesible a cualquiera que tenga acceso a Internet gracias a Google, hasta que la fuente original decida eliminarla, algo que no siempre es tan fácil como cambiarle el nombre a un fichero. Y no se trata de cuando alguien decide publicar información que uno mismo hizo públicamente accesible en por ejemplo un blog personal, como comentamos aquella vez, sino de cuando es un tercero que sin autorización y en ocasiones con todo el respaldo legal, publica algo que a nosotros nos gustaría ocultar.

Este es precisamente el problema que refleja el reportaje que inspira esta entrada: que si sales retratado en el BOE por alguna sanción de cualquier tipo (como por ejemplo orinar en la calle), seas inocente o culpable, prepárate a que tus amigos, familiares, compañeros de trabajo, futuros jefes, o alumnos (como en este caso), sepan qué y cuando lo hiciste. La parte buena de todo este asunto es que la AEPD ha resuelto a favor del «demandante», y exige a Google que elimine los datos de su buscador. La parte mala del asunto es que Google no entiende de exigencias, y aunque no ha dicho que no lo vaya a hacer, ya ha añadido que aunque los borren, volverán a aparecer; es decir, la típica política del buscador basada en la respuesta «me da igual lo que me digas, seas quien seas, aunque podemos hablar de ello, si te sientes mejor» a cualquier petición de cualquier tipo, sea legítima o no.

Pero no me gustaría enzarzarme con Google, que sin duda podría admitirse que comparte parte de la culpa, sino que prefiero apelar a la incapacidad de muchos organismos gubernamentales para entender cómo funciona Internet y en particular los motores de búsqueda. Seamos claros: Google no lo indexa todo, sino que como la mayor parte de los grandes buscadores, proporciona herramientas que evitan que ciertas partes de una web se indexen y se almacenen; para empezar, el fichero robots.txt y las etiquetas meta NOINDEX y NOARCHIVE. Aún así, aunque no entendiese de restricciones, y esto aplica a aquellos motores de búsqueda menos educados, existen innumerables medidas para que ficheros que deben ser electrónica y públicamente accesibles lo sean, sin que los buscadores los vean: a bote pronto, páginas protegidas por contraseña, captchas para acceder a repositorios documentales, o servir los documentos previa petición interactiva y distribución de éstos mediante URLs temporales. Entiendo que es complicado admitir que un gobierno soberano tenga que plegarse a las técnicas y funcionamiento de las grandes corporaciones, pero por una parte, lo hacen a diario con las eléctricas, financieras, fabricantes de automóviles, etc., y por otra, mientras no se alcance una solución, el deber de ese gobierno es velar por la protección de los datos de sus ciudadanos. Porque una cosa es que cualquiera pueda saber que tú orinaste en la calle buscando y leyéndose el BOE correspondiente, y otra que Google se lo diga en su primer resultado de búsqueda.

Para acabar, la moraleja de esta entrada está muy clara: no orinen en la calle, por lo que pueda pasar.

Actualización 13h: Me comenta Fernando Seco que no está completamente de acuerdo en que Google tenga que eliminar dichos datos de sus búsquedas, puesto que los BOE y otros documentos gubernamentales son accesibles públicamente. Además, añado yo que probablemente Google no almacena los datos del BOE, sino que sólo los indexa y organiza, por lo que de algún modo, podríamos decir que la responsabilidad de que éstos sean indexados por Google recae toda o casi toda en el organismo que los publica, y no en el gigante norteamericano. ¿Ustedes qué opinan?

(Por cierto, el pasado 19 de enero se publicó el nuevo Reglamento de la LOPD (PDF). Permítannos un tiempo para analizarlo y ya les comentaremos.)